google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS


Clean Ocean Project organiza el 27 de Noviembre la retirada de los últimos residuos de piche en la costa norte de Fuerteventura




Fuerteventura :  ¿Quién no recuerda haber pisado piche en la playa? Una mancha negra y de consistencia pegajosa que difícilmente se quitaba con la ayuda de un callao. 


“La cantidad de piche que se depositaban en grandes cantidades en nuestras costas hace apenas dos décadas, se ha reducido notablemente, aun así, la batalla continúa pues quedan restos en las playas que debemos de recoger” asegura Wim Geirnaert, fundador de CLEAN OCEAN PROJECT la cual lucha por la contaminación de residuos en el litoral de la isla de Fuerteventura. 


Es por ello que el próximo 27 de noviembre a las 11:00 horas, CLEAN OCEAN PROJECT realiza una limpieza de piche (hidrocarburos) entre las playas de Majanicho y El Cotillo con el objetivo de eliminar totalmente las clásicas bolas de piche.


Problemática con historia


La situación geográfica del Archipiélago Canario hace que sus aguas sean paso obligado a las grandes rutas oceánicas entre Europa, África, Asia, así como rutas que tienen su destino en puertos de América Central y América del Sur.


Según datos recogidos en el Boletín Oficial del Parlamento de Canarias de 2011 se estima que anualmente llegaban a las aguas de las Islas Canarias un promedio de 1.500 buques tanques de gran tonelaje con hidrocarburos.


 Por un largo tiempo continuado, una multitud de buques descargaban hidrocarburos en refinerías costeras del norte de África y de la Europa mediterránea llegando a las costas orientadas al norte debido a las corrientes marinas y vientos Alisios.


Wim Geirnaert asegura que recién llegado a la isla en 1992 era habitual encontrarse con restos de piche en la época de los 90 y principios de los 2000. 


“Nuestro trabajo junto con entidades y organizaciones como WWF, el Cabildo de Fuerteventura y voluntarios que se unen a la recogida de vertidos en las playas majoreras ha mejorado considerablemente la situación en la isla.


Consecuencias medioambientales


Los derrames de piche producen alteraciones en los ecosistemas. Éste aceite mineral de color muy oscuro o negro de gran toxicidad ocasiona alteraciones en los ecosistemas. 


Según Ezequiel Navío, naturalista y activista en la lucha contra el cambio climático en las Islas Canarias, el impacto negativo que tienen los vertidos de hidrocarburos afecta la biodiversidad marina, desde la superficie marina, como a toda la columna de agua llegando sus vertidos a las costas de nuestras playas.


 Por otro lado, su rápida capacidad de expansión en el medio oceánico hace que se considere una de las amenazas más graves para los seres vivos por asfixia además de la desaparición, por ejemplo, de las sensibles praderas de fanerógamas conocidas en Canarias como “sebadales” por deposición del crudo en las mismas.


La riqueza natural y biológica que nos brindan las islas se manifiesta a través de la Red Natura 2000 y que en su conjunto suponen más del 40% de la superficie del archipiélago. 


Se han definido multitud hábitats naturales, de los cuales muchos forman parte del litoral o de las zonas costeras asociadas al mismo. 

En la actualidad existen tres Reservas Marinas de interés ecológico, en la isla de la Palma, El Hierro y la de los Islotes al norte de Lanzarote éstas dos últimas siendo también de interés pesquero.


Afortunadamente, gracias a la labor impulsada por Ezequiel Navío, promotor del Operativo ERGOS de WWF contra mareas negras, y de la Dirección General de la Marina Mercante española, en 2004 se declara a Canarias como Zona Marítima Especialmente Sensible (ZMES) por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI) en donde se incluye la prohibición de navegar en zonas específicas de las islas y el control de los buques con transporte de mercancías peligrosas. 


El equipo de CLEAN OCEAN PROJECT observa una mejoría en el litoral de la isla sobretodo en la vertiente noroeste con una reducción de nuevos casos de contaminación por piche como antaño.


 “No ha desaparecido porque siguen quedando todavía restos de todo lo que llegó en su día, pero es cierto que no han vuelto a llegar nuevas oleadas de esta molesta mancha negra, algo que las playas y nosotros agradecemos profundamente” afirma Alejandra Rodríguez, científica ambiental perteneciente al equipo de CLEAN OCEAN PROJECT.


CLEAN OCEAN PROJECT les invita a formar parte de la recogida de los posiblemente, últimos vertidos de piche, el próximo sábado 27 de noviembre a las 11.00 horas.