google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS


El origen de los juegos de azar en la historia

 


El juego, la diversión y el entretenimiento es algo que ha acompañado al ser humano desde siempre. Es parte de nuestra evolución como civilización y de la cultura que nos rodea. Pero hoy queremos fijarnos especialmente en los juegos de azar, esos en los que la suerte tiene algo (o mucho) que ver en el resultado final.


Podemos pensar que los juegos de azar son algo muy moderno, como el bingo o jugar a la ruleta en casino online de Betsson; pero nada más lejos de la realidad. De hecho, se conocen detalles de hace miles de años, tanto en apuestas deportivas como en otros juegos en los que el elemento de la suerte aparece constantemente.
 
 LOS PRIMEROS JUEGOS DE AZAR DE LA HISTORIA

Para encontrar las primeras señales de juegos de azar tenemos que remontarnos al año 2.600 antes de Cristo, a los asentamientos de Asiria y Sumeria. 

Estas civilizaciones hacían uso de pequeños huesos de animales para sus apuestas. 

El más común era uno que se extraía del talón, llamado astrágalo, al que terminaban de darle forma para que pudiese caer en cuatro posiciones distintas.


Como puedes imaginar, este es el precursor del dado que conocemos, aunque si avanzamos un poco más en los libros de Historia encontraremos otro más similar. 

Estamos en el Antiguo Egipto, en el año 2.000 a. C., y los hallazgos arqueológicos indican que ya utilizaban pequeñas piedras talladas con seis caras. Era una forma de diversión bastante común para los egipcios.


Pero cuando verdaderamente se volvieron un elemento de juego y azar fue con la expansión de la cultura griega y romana.

 Muchos autores y filósofos de la época detallan algunos juegos en los que intervenía el dado, algo que condenaban por la fuerte implicación de la suerte en su resultado. También la civilización india tuvo una gran influencia en los primeros juegos registrados con uno o varios dados.


Las primeras apuestas


Las apuestas, en sus diversas modalidades, también tuvieron un inicio similar en el tiempo. 

Sobre el 3.000 antes de Cristo, aparecen en China las primeras de ellas, especialmente ligadas a los juegos de mesa que nacieron allí. Antes del 500 a. C. ya se habían extendido por todo el mundo conocido.


Había apuestas en competiciones deportivas egipcias, en el famoso circo romano, y más adelante, en las justas y competiciones de tiro con arco que se vivían en la Edad Media.

 En general, siempre que hubiese opción de encontrar un ganador y un perdedor, aparecía un apostante para enfrentarse a otro.


En el norte de América, algunas tribus de la Costa Este de Estados Unidos elegían unos días concretos en los que podían realizar apuestas. 

Estas podían ser tanto de juegos de mesa como en competiciones con los caballos o entre ellos mismos.


Para terminar este repaso por la historia de los juegos de azar, lo último que conocemos son los naipes o cartas

Desde la Edad Media hasta ahora, con su origen en Francia, se han ido extendiendo y multiplicando las opciones de jugar; llegando a convertirse en uno de los entretenimientos más buscados en un casino online o en un local físico.


Como puedes ver, aunque hablemos de momentos históricos muy separados en el tiempo, las apuestas y los juegos de azar son algo común a todas las civilizaciones. 

La diversión y la posibilidad de acertar o fallar una predicción es algo que mueve al ser humano, y por eso ha llegado hasta nuestros días.