google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS


En Fuerteventura se inicia la campaña de protección de la pardela cenicienta 2021

 

El Cabildo de Fuerteventura, a través de la Consejería de Sostenibilidad Medioambiental, ha puesto en marcha la campaña de protección de la pardela cenicienta de 2021, que se desarrolla cada año durante los meses de septiembre, octubre y noviembre.

 Esta época es considerada como la más crítica para la especie, por encontrarse amenazada por los depredadores, contaminación lumínica y la caza ilegal. 


A finales del mes de octubre, la pardela aprovecha la oscuridad de la noche, sale de sus nidos y se dirige al mar guiada por la luz de la luna. 

Debido a la contaminación lumínica de las costas, se deslumbran y desvían de su trayectoria natural, dirigiéndose hacia las poblaciones, donde chocan con distintos obstáculos (farolas, luminarias, edificios, coches, etc) y caen al suelo. Aunque no hayan sufrido heridas, no son capaces de levantar el vuelo por sí solas, precisando ayuda para ello.


Durante la campaña de la pardela cenicienta (Calonectris borealis) del año 2020, gracias a la colaboración ciudadana e institucional, se registraron 243 servicios, devolviéndose 207 ejemplares a su hábitat natural. 

El municipio que presentó el mayor índice de reportes fue el de La Oliva, con un 59,39%, seguido de Puerto del Rosario (19,6%) y Pájara (9,96%).


La consejera de Sostenibilidad Medioambiental, Lola García, recuerda que para la protección y conservación de la especie, es fundamental la colaboración y coordinación entre las administraciones y organismos públicos, asociaciones, colectivos, centros turísticos y ciudadanía en general.


Por ello, en el caso de encontrar una pardela cenicienta, es importante que el ciudadano o ciudadana informe del hallazgo, facilitando la mayor información posible, especificando detalles como lugar de recogida, fecha y un número de teléfono de contacto.


La persona que realiza el hallazgo debe recoger la pardela con mucho cuidado, especialmente con la zona del pico. Resulta recomendable, además, tapar al animal con una toalla o similar, y meterla posteriormente en una caja con ventilación. Una vez dentro de la caja, retirar la toalla, cerrarla y mantenerla en un lugar tranquilo.


Desde la Consejería de Sostenibilidad Medioambiental se advierte que es importante no suministrarle ningún tipo de alimento, sólido o líquido. Aunque se observe que el ave se encuentra en buen estado, es igualmente importante no proceder a su liberación.


El ciudadano o ciudadana que halle un ejemplar debe ponerse en contacto con el 112 o el servicio de recogida de fauna del Cabildo, llamando o enviando WhatsApp al teléfono 660 193 669.


Para García, “es fundamental hacer llegar esta información a toda la ciudadanía, ya que es verdaderamente útil para gestionar la recogida de las pardelas, el tratamiento de datos y su puesta en libertad en una zona segura, próxima al lugar de procedencia del animal”.


La pardela cenicienta es un ave marina de gran tamaño, que puede llegar a medir unos 50 centímetros de cabeza a cola. Los colores de su plumaje en la parte dorsal son grises o pardas, con la parte del vientre blanca y el borde de las alas negro.