google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS


El Pleno del Cabildo de Fuerteventura reclama delimitar El Banquete y Baja de Amanay como zonas prohibidas para instalar parques eólicos




 El Pleno del Cabildo de Fuerteventura ha aprobado, hoy, viernes, día 30 de julio, una moción solicitando a la Dirección General de la Costa y el Mar que se delimite Baja de Amanay y El Banquete como zonas donde se prohiba la instalación de parques eólicos marinos, debido al elevado valor ambiental de sus hábitats y a la presencia de múltiples componentes de biodiversidad en ellas.
 
Uno de los objetivos del Plan de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM) es marcar las zonas en las que se permite el desarrollo de parques eólicos marinos. En el documento previo elaborado por la Dirección General, las áreas de Baja de Amanay y El Banquete están delimitadas como zona amarilla o de restricción, en las que se permite el desarrollo de la eólica marina y la instalación de aerogeneradores, previa evaluación ambiental.
 
Los colectivos de pescadores de Fuerteventura, científicos y amantes de la naturaleza han alertado del daño que podría generar la instalación de estas infraestructuras en el ecosistema natural de Amanay y El Banquete. Por ello, esta moción aprobada hoy a iniciativa del grupo de gobierno reclama la prohibición total de instalar aerogeneradores en dicha zonificación, que debe determinarse como incompatible con el desarrollo del sector de la eólica marina.
 
Además, se solicita delimitar como zona roja (prohibición para el desarrollo de parques eólicos marinos) la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura. Esta área abarca los límites terrestres de la Isla, rodeados de una franja marina de cinco millas en el sector oeste y tres millas en el resto del contorno.
 
El presidente del Cabildo, Sergio Lloret López, explicó que el objetivo es ‘permitir la implantación de renovables, pero excluyendo las zonas con especial sensibilidad ambiental’. Además, añade el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, David de Vera, en aquellas zonas, fuera de Amanay y El Banquete, donde se desarrollen parques eólicos marinos, se deberá permitir la compatibilidad con la pesca tradicional de Fuerteventura’.
 
Con el objetivo de mantener la conservación y protección de la zona, la Corporación insular ha presentado ya alegaciones dentro del proceso de información pública de la evaluación ambiental al que está sometido actualmente el POEM.
 
Estas zonas se encuentran localizadas dentro un área reconocida como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) donde la influencia del afloramiento africano y de surgencias locales en la costa occidental hace de esa región la más productiva de Canarias. 
Su complejidad facilita la existencia de una extraordinaria diversidad de ambientes, donde una amplia amalgama de comunidades biológicas, con multitud de especies de flora y fauna, encuentran un hábitat idóneo. Su importancia como punto caliente de biodiversidad se acrecienta por las especiales características de las montañas submarinas.