google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS


Aprender a ventilar espacios cerrados

 


Ventilar la casa es una acción no solo recomendable, sino también necesaria en términos de salud. En este artículo te contamos cómo conseguir una ventilación óptima de la vivienda y los beneficios que puedes lograr con ello.´


Mucha gente piensa que con abrir una ventana ya obtiene ventilación. Lo que se consigue es que entre aire desde fuera pero no se ventila correctamente toda la vivienda.


Lo primero que hay que intentar es abrir varias puertas y ventanas del hogar, para conseguir una corriente de aire desde la apertura al exterior inicial hacia el resto de la casa.

 Así ventilamos todas las habitaciones.


Una buena ventilación es recomendable en todo momento, pero si no podemos mantenerla constantemente, al menos intenta ventilar durante 15 minutos cada estancia cuando sea necesario.


Para la ventilación hay que aprovechar sobre todo las ventanas exteriores y los ventiladores no son sustitutos óptimos. Estos aparatos remueven el aire, pero no lo renuevan.


En las estancias como cuartos de baño en los que no hay opción de ventilación, debes contar con un sistema de extracción y mantenerlo encendido siempre que sea posible.


Cortinas de cristal y techos retráctiles para ventilar desde tu balcón


Pese a que parece una práctica muy sencilla, abrir las ventanas o puertas de la casa no siempre es algo que podamos hacer fácilmente. Sobre todo si hace un viento excesivamente fuerte, corremos el riesgo de que se cierren de golpe e incluso que se rompan.
Por estos motivos, a la hora de ventilar tu balcón es preferible contar con soluciones como las cortinas de cristal o lostechos retráctiles. ¡Y si tenemos ambas, mucho mejor!


Estas instalaciones sirven sobre todo como sistemas de aislamiento, para poder disfrutar de la estancia durante todo el año, ya que mantienen perfectamente la temperatura interior. Sin embargo, a la hora de conseguir una óptima ventilación del hogar, también son muy recomendables.


Tanto los techos retráctiles como las cortinas de cristal, pueden abrirse lo que necesitemos, con el fin de que entre el aire exterior. Si abrimos el resto de estancias e incluso conseguimos una corriente de aire por toda la vivienda, podremos ventilar rápidamente el hogar.


En el caso de las cortinas de cristal, podemos incluso plegarlas completamente y abrir todo el balcón, la mejor opción para una ventilación perfecta y sin obstáculos. Si no queremos tanta apertura, podemos graduar su giro como necesitemos y sin riesgo de golpes por el viento.


Por descontado, el techo retráctil también te ofrece máxima ventilación. Cuenta con un cómodo sistema a motor que, además, es muy silencioso. Utilízalo siempre que necesites ventilar tu hogar.


En caso de lluvia, tanto cortinas de cristal como techos retráctiles cuentan con sistema de canalización de agua. No tendrás que temer que el agua entre en el interior, ni que se estanque. 

Además, con las cortinas de cristal también podemos aprovechar su sistema de apertura y disfrutar de una ventilación adecuada, sin que la lluvia entre lo más mínimo.


Ventilar tus espacios como medida de salubridad


¿Por qué tanta preocupación por ventilar los espacios

Por razones sobre todo de salud. Una casa mal ventilada incentiva la proliferación de humedades y moho, aumenta el riesgo de alergias y concentra gases contaminantes en espacios cerrados.


Con la ventilación conseguimos reducir la concentración de CO2 y oxigenamos el aire. Además también regulamos la humedad y evitamos los problemas derivados que pueden incluso afectar a nuestro sistema respiratorio.


Al ventilar la vivienda, reducimos también la presencia de partículas en suspensión, por lo que sufriremos menos el polvo y también los malos olores.


Además, es muy importante la ventilación para dejar que los rayos del sol entren directamente en las estancias, aportando con ello una mayor calidez al hogar, que luego podremos mantener al aprovechar sistemas de aislamiento como las cortinas de cristal o los techos retráctiles.