google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS


Fuerteventura.- Puerto del Rosario cierra al tráfico rodado de un tramo de tierra hasta Playa Blanca con motivo de la ejecución de la avenida marítima



Fuerteventura.- El Consistorio capitalino, a través de la Concejalía de Tráfico que dirige Peña Armas, comunica que, con motivo de la ejecución de las obras de la ampliación de la avenida marítima de Puerto del Rosario desde Los Pozos hasta Playa Blanca, el tramo del camino de tierra que une la zona popularmente conocida como ‘playa Bikini’ hasta la zona próxima al Hotel El Mirador, permanecerá cerrado al tráfico rodado, excepto para los/as residentes de la zona, hasta que culminen dichos trabajos de ampliación de la avenida marítima.  

Tanto el alcalde de Puerto del Rosario, Juan Jiménez, como la concejala responsable del área de Tráfico, Peña Armas, piden la colaboración de los vecinos y vecinas y disculpas por las posibles molestias que puedan generarse con el cierre de este tramo de tierra y que también incluye la suspension temporal de la zona de pernoctación de 72 horas para autocaravanas, campers y furgonetas, situada en Playa Blanca. 


En definitiva y a pesar de las molestias que puedan llegar a ocasionarse durante unas semanas, “sin duda, esta avenida llevaba esperándose muchos años por parte de la ciudadanía del municipio y de la isla en general, y hoy ya es una realidad. 


“Se trata de una obra emblemática”, añade Jiménez, “que supondrá, y más en estos especiales momentos que estamos viviendo, la activación socioeconómica de todo un tramo de la avenida que dará lugar a una nueva imagen de nuestra capital, con un espacio que supondrá la culminación de lo que toda ciudad portuaria debería tener y de la que dispondrá el municipio de Puerto del Rosario como un distintivo y un atractivo más tanto para el/la residente como el/la turista”.


Unos trabajos que contemplan un nuevo tramo del paseo marítimo que se extenderá al sur de la capital majorera y que contará con una longitud de 1.483 metros a través de un paseo peatonal de seis metros de ancho y distintos accesos a las diferentes playas y calas con rampas y escaleras adaptadas a la normativa de accesibilidad, y que también estará nutrido por diferentes espacios a modo de miradores, mobiliario urbano y zonas verdes, entre otras.