google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS

Fuerteventura.- Participación Ciudadana para un uso más sostenible del territorio en La Oliva, dentro del proyecto de Evaluación Ambiental de Majanicho




Fuerteventura.- El Ayuntamiento ha colaborado con el Gobierno de Canarias en el Taller "Queremos que se ZEPA", que este fin de semana ha recabado propuestas ciudadanas y vecinales para incorporar a las medidas compensatorias del Plan Parcial

La Oliva, a 2 de noviembre de 2019. Un equipo de técnicos de distintas disciplinas se encuentra recabando propuestas ciudadanas para incorporar al proyecto de Evaluación Ambiental del Plan Parcial de Majanicho, uno de los pasos previos necesarios para definir las medidas compensatorias al Plan Parcial SAU12.

Esta pasada semana se celebró en la Asociación Cultural Raíz del Pueblo, en La Oliva, el taller 'Queremos que se ZEPA', que contó con la asistencia de colectivos sociales de distintos ámbitos y también vecinos particulares, que plantearon diferentes demandas en torno a temas como la regulación de las zonas de camping, la rehabilitación de zonas dañadas y, en general, una mejor gestión del litoral.

Esta iniciativa de participación ciudadana se enmarca en el plan de acción que desarrollar el Gobierno de Canarias, desde la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, y con la colaboración del Ayuntamiento de la Oliva y el Cabildo de Fuerteventura, para establecer medidas compensatorias que permitan recuperar los daños ocasionados por el mencionado plan parcial.

El alcalde de La Oliva, Isaí Blanco, se excusó por no poder asistir a este acto, aunque quiso trasladar que "desde el Gobierno en La Oliva estamos plenamente comprometidos con la protección del territorio, y este proyecto es importante porque abre una puerta a la rehabilitación medioambiental de nuestros paisajes y espacios naturales. El daño que hizo esta urbanización a una zona virgen no se puede deshacer, pero sí podemos recuperar parcialmente la zona y desarrollar otros muchos programas positivos para la flora, la fauna y los espacios protegidos".

Cabe recordar que el Ayuntamiento de La Oliva estuvo presente en la reunión celebrada en Bruselas el año pasado, en la que las tres administraciones canarias y el Ministerio de Medio Ambiente propusieron desarrollar un plan de acciones preventivas, correctoras y compensatorias con respecto al Plan Parcial de Majanicho.

Entre las propuestas que está trabajando el equipo redactor de esta Evaluación Ambiental, cabe destacar la rehabilitación del entorno de la urbanización, la elaboración de un plan de protección de la hubara, la creación de una nueva zona ZEC (Zona de Especial Conservación) en la Cueva del Llano, o una propuesta para gestionar de manera integral las zonas ZEPA de Fuerteventura, conectando algunas de ellas y ampliando su superficie.

Entre las últimas propuestas incorporadas a este documento, se encuentra la creación de un plan de gestión de la ZEPA de Majanicho, compatibilizando el uso de toda la costa norte, desde Corralejo hasta Majanicho, para que todo el mundo pueda disfrutar de manera sostenible y respetuosa con las especies de este hábitat. 

También se está trabajando sobre otro plan parcial, el SAU8. Aunque este no llegó a desarrollarse por completo, sí se urbanizó sobre importante sistema dunar en el entorno del Faro de El Cotillo, por lo que se proponen medidas de rehabilitación paisajística.  

Otra novedad con respecto a la propuesta inicial presentada ante la UE es la incorporación de un estudio sobre el patrimonio arqueológico y etnográfico, un apartado de gran riqueza en la zona norte de Fuerteventura, y que sin duda es susceptible de adoptar medidas para su conservación y puesta en valor.

Propuestas Ciudadanas

El equipo técnico del área de Participación Ciudadana del proyecto de Evaluación Ambiental del Plan Parcial de Majanicho, recabó el sentir de los asistentes a este taller con respecto a la situación ambiental del municipio, así como diferentes propuestas con el objetivo de contribuir al análisis de la situación, la generación de alternativas y el debate final de las propuestas para las medidas de armonización para la protección del litoral y la gestión de la zona ZEPA en el norte de Fuerteventura.

Este taller se enmarca dentro de un proceso participativo que se está llevando a cabo desde julio de este año, y entre las propuestas recabadas con los asistentes a 'Queremos que se ZEPA', los técnicos designados por el Gobierno de Canarias han reflejado una situación general de descontento y escepticismo, reflejando su preocupación al considerar que se hacen necesarias medidas para mejorar la protección y conservación del territorio y los valores naturales del municipio.

Tras un trabajo de debate, se manifestaron opiniones relativas a si esta Evaluación de Impacto Ambiental podría legitimar la urbanización, o planteando la necesidad de avanzar en la compatibilidad de los usos del litoral por parte de distintos agentes como las escuelas de surf, autocaravanas, campistas, pescadores, senderistas, tours, turistas, etc., que a diario este espacio.

 En la tercera dinámica por grupos de trabajo, los particulares llamaron la atención sobre valores de interés en la zona norte del litoral majorero como charcas de mareantes que todavía se usan, y donde se encuentra el mayor tabaibal de la isla, la localización de salinas naturales, campos de cultivos, yacimientos de patrimonio paleontológico, localización de pecios, zonas de pesca, playas afectadas por sebas, etc., por lo que se acordó realizar una visita conjunta entre el equipo que está desarrollando las Unidades de Paisaje y estos vecinos.

Soluciones a los problemas

Otro grupo, integrado por colectivos y asociaciones, vinculados también a organizaciones ecologistas y profesionales vinculados al medio ambiente, algunos de ellos miembros del Consejo de Participación de la Oliva, se plantearon problemas y soluciones a asuntos como el desconocimiento ciudadano de estos los valores, el hecho de que la población no conoce qué es la ZEPA, la ausencia de regulación de actividades como el camping y el tráfico rodado, la ausencia de restricciones para proteger especies como la hubara, la incidencia de perros, personas y bicis, la falta de interés y formación del personal técnico y político, el tráfico sin control de velocidad y la consiguiente inseguridad vial, el incivismo, la dejadez del Patrimonio Cultural y de valores etnográficos y paisajes, o una deficiente gestión entre la Reserva de la Biosfera y el tejido asociativo y ambiental.

Para contrarrestar estas problemáticas detectadas, se propusieron en el taller medidas campañas de divulgación, organizando campañas, charlas y trabajando con las asociaciones, ofrecer formación a mariscadores y pescadores antes de recibir su licencia, permisos obligatorios para las actividades de camping, reducir a cero las actividades en zonas donde habita la hubara, dar formación medioambiental técnica al personal de las administraciones públicas, establecer un límite de velocidad de 30 km./h. y sanciones a quienes lo superen, calmado de tráfico con medidas como no arreglar la carretera, cierre de pistas de tierra por fases, la protección internacional de los malpaíses y muros de piedra como patrimonio de la UNESCO, ampliar el Malpaís de La Arena ya declararlo como espacio natural protegido, o poner en valor el paisaje cultural de la Oliva y su singularidad, además de diseñar un plan de acción participativo y ejecutarlo.




Publicar un comentario

0 Comentarios