http://fuerteventuradigital.blogspot.com - GA4 - G-357ZCTSH31 google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS





Fuerteventura.- Pedro Gopar cumplió su promesa a la Virgen de La Peña de reproducir la Ermita de San Agustín de Tefía.





Tras sufrir un grave accidente y recuperarse, Pedro Gopar cumplió su promesa a la Virgen de La Peña de reproducir la Ermita de San Agustín de Tefía. Ahora ha cedido la maqueta al Cabildo de Fuerteventura


9  de mayo de 2014

Un vecino de Carrizal (Ingenio, Gran Canaria) ha cumplido la promesa que le hizo a la Virgen de La Peña, patrona de Fuerteventura, de reproducir en una maqueta la Ermita de San Agustín de Tefía –su mujer es de esta localidad majorera- si se recuperaba de un grave accidente sufrido en 2011.

Pedro Gopar se recuperó, y tras cuatro meses de trabajo pudo traer la maqueta a Fuerteventura para que la viera la Virgen de La Peña, en septiembre del año pasado. Después de exponerla en otras muchas fiestas de su Isla, pues el increíble detalle de la ermita llamó la atención en otras muchas localidades de Gran Canaria, finalmente decidió ceder la reproducción al Cabildo de Fuerteventura.

El Eco Museo de La alcogida, en Tefía, muy cerca de la ermita original, ha sido el espacio elegido para exponer definitivamente la maqueta, que desde ayer y durante todo el fin de semana seguirá montando junto a Paco Munguía, colaborador suyo, y acompañados de la esposa de Pedro Gopar, María Agustina Delgado.

Esta mañana, la consejera del área de Artesanía y Museos del Cabildo, Candelaria Umpiérrez, visitó a este artesano aficionado durante el montaje del modelo en la habitación conjunta a la recepción del museo, "un emplazamiento ideal porque despertará la atención de los visitantes, y porque además estará expuesta junto a otras dos maquetas que reproducen otros dos inmuebles históricos de la zona, el Molino y la Molina de Tefía".  
 
Candelaria Umpiérrez agradeció a Pedro Gopar la cesión de la reproducción, y le felicitó por el resultado de su trabajo. La maqueta reproduce hasta el más mínimo detalle de la Ermita de San Agustín de Tefía original, desde todos los elementos de la estructura hasta los muebles y piezas artísticas y religiosas del interior.  

Según declara el propio autor, a la ermita "sólo falta el cura, Mari Carmen la limpiadora y el que toca la campana… y los feligreses claro".