http://fuerteventuradigital.blogspot.com - GA4 - G-357ZCTSH31 google.com, pub-1060934438379655, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ANUNCIOS





NUEVA CANARIAS RECLAMA QUE EL CABILDO DE FUERTEVENTURA EXPLIQUE A LA POBLACIÓN LAS REPERCUSIONES NEGATIVAS QUE PODRÍA TENER EL PARQUE NACIONAL DE ZONAS ÁRIDAS.

En los últimos días se han publicado numerosas noticias acerca del futuro Parque Nacional de Zonas, si bien desde Nueva Canarias entendemos que el Cabildo de Fuerteventura se posiciona a favor de la creación de este parque sin valorar convenientemente las repercusiones negativas que podría tener.


El presidente del Cabildo debe explicar a los ciudadanos de la Isla todos los beneficios que un espacio de estas características supone, pero también las repercusiones negativas, esta es su responsabilidad, generar el debate imparcialmente para que se tome la mejor decisión. No podemos olvidar que no son pocas las cuestiones en las que se verá afectada la vida de los ciudadanos, ya que la declaración afecta a las comunicaciones, a las futuras infraestructuras, al paso por carretera, pescar o cultivar será más difícil.

Nueva Canarias se sorprende por el mutismo del PSOE, socio de gobierno de Coalición Canaria, pues no sabemos si la apuesta decidida por el parque es de Coalición Canaria o del Grupo del Gobierno del Cabildo, el PSOE está callado, como si el asunto no fuera con ellos, debería decir que piensa de la creación de este parque nacional.

El Secretario de Organización de la Gestora de Nueva Canarias de Fuerteventura, David Casalins, “alerta sobre la parcialidad que orquesta el Cabildo de Fuerteventura, considerando que el Cabildo dice solo cosas bonitas sobre el parque, quiere orientar la decisión final a su creación, sin embargo deben informar convenientemente las consecuencias, especialmente a los vecinos de Tuineje y Pájara, que verán alteradas sus vidas por las limitaciones legales que provoca tener esta forma de protección del territorio, la normativa que los regula es muy estricta, tanto que se hace muy difícil compatibilizar actividades que consideramos ordinarias con la existencia del parque”.

Igualmente resulta inexcusable que aquellos que vamos a sufrir las consecuencias de la aprobación, no tengamos información suficiente de su futuro emplazamiento, se habla de unas zonas u otras, se crean rumores pero desde el Cabildo no se termina de concretar el territorio que afectará, únicamente informan que Pájara y Tuineje ocuparán gran parte de ese territorio.

David Casalins considera que “podemos señalar que como poco afectará a unas 5.000 hectáreas de la Isla, pues es el mínimo legal que establece, salvo excepciones, el artículo 9 c. Apartado 2, de la Ley para los parques en territorios insulares. Pero aparte de esas 5.000 hectáreas, se verán afectadas las zonas anexas al parque, que tendrán que soportar un régimen jurídico restrictivo, pues sobre ellas se constituyen la Zona periférica de protección y Área de influencia socioeconómica, lo cual en la práctica supone que soportarán este régimen administrativo mucho más que 5.000 hectáreas”.

Nueva Canarias se encuentra en un proceso interno de investigación y documentación a fin de ponerlo a disposición de vecinos, demás partidos e instituciones, consideramos que falta información y consenso en la toma de una decisión de tal magnitud, y planteamos una serie de cuestiones como: ¿Qué afección tendrá este proyecto al también futuro Eje Norte – Sur, el aprovechamiento de las  energías renovables, así como otros grandes proyectos para esta Isla cuando la existencia del parque limite estos?.
¿Qué futuro económico le espera a Tuineje y Pájara?. ¿Se han valorado las repercusiones para el tráfico aéreo cuando el turismo es nuestro principal sector productivo?. ¿Qué opinan los gobiernos de Pájara y Tuineje?.

Sabemos que tener un parque nacional suena bien, pero sus consecuencias y limitaciones solo pueden valorarse si además se conoce nuestro complejo ordenamiento jurídico, consideramos que falta información, además, aprobar un parque de estas características es una cuestión que puede afectar gravemente al desarrollo insular, y que para prosperar debe contar con el consenso institucional y social, esa es nuestra intención.

David Casalins termina “dejando claro que Nueva Canarias apuesta por el respeto a la naturaleza, a Fuerteventura, a conservar nuestros paisajes, pero no se deberían prohibir las prácticas ancestrales que no perjudican a la Isla”.