La seguridad entra por la ventana




Cuando se trata de tener seguridad en el hogar ningún elemento debe ser desestimado.
Contar con puertas de acero reforzado, cámaras de seguridad y vallas electrificadas no son los únicos elementos que pueden hacer de una casa un espacio más seguro. Actualmente también es necesario que las ventanas tengan ese componente extra que garantiza que ningún intruso podrá acceder a la vivienda a causar daño.

Un punto débil que reforzar

Más que un elemento decorativo del hogar y un enlace con el exterior, las ventanas deben formar parte de los elementos que protejan las viviendas.
En una investigación realizada para Securitas Direct, se determinó que en el 57% de los robos registrados en España, los ladrones tenían como punto de acceso a las casas las ventanas, razón más que suficiente para prestar mayor atención a la estabilidad de esta unidad.
Detalles como la base de la composición del vidrio o cristal, los herrajes, perfiles o soldaduras determinan la resistencia de una ventana ante una situación de robo o hurto, sin que sea necesario instalar una reja o un protector.
De acuerdo a información publicada, en el portal alugalventanas.es una ventana resistente ha de tener las siguientes características:
        Fórmula molecular exclusiva de PVC, puesto que es un material con una resistencia natural que ha sido testado en numerosos laboratorios.
        Estructura interna reforzada con perfiles metálicos de acero, lo que otorga una armadura más sólida.
        Los perfiles deben estar soldados térmicamente para no registrar fisuras que puedan dar pie en el futuro para que los ladrones encuentren grietas que faciliten su irrupción en la casa.
        El grosor del vidrio debe ser superior y el cristal anti impacto de preferencia A3.
        Los perfiles de PVC deben ser Kömmerling y los vidrios Climalit y Guardian Sun, marcas que durante años han sido recomendadas por los expertos en el área de seguridad hogareña.

Ventanas antirrobo

En el mercado también existen ventanas antirrobos, modelos específicamente diseñados con herrajes de seguridad antipalanca, vidrios laminado antimotín, cierres de metal endurecido, sistema de bloqueo, anti taladro desde el exterior y manilla con llave y botón de bloqueo. Toda una pieza de ingeniería y de seguridad que no debería faltar en ningún hogar. 
En lo que respecta a los cristales, responden a tres niveles de seguridad adaptables a diferentes entornos
Nivel 1
Este es uno de los más básicos, pero no por ello menos eficiente en términos de seguridad. Se usa generalmente en los hogares, oficinas y en casas de vacaciones. El vidrio de esta ventana debe ser capaz de resistir el impacto de un objeto de acero de unos 4 kilogramos de peso, que sea proyectado desde una altura de 10 metros.
Nivel 2
Este cristal es usado con frecuencia en laboratorios, cárceles, estaciones de policía, centros de rehabilitación y cualquier otro espacio cuyos niveles de seguridad sean del tipo 2, es decir, para personas u objetos con alto riesgo de seguridad. La ventana tiene que resistir en promedio unos 70 golpes de 2,5 kilos realizados con una herramienta afilada como, por ejemplo, un hacha manipulada de forma mecánica.
Nivel 3
La principal característica de estos cristales para ventanas de seguridad es que deben ser a prueba de balas. Tienen que resistir disparos desde armas de calibre 9 milímetros a magnum 44.

Lo que ofrece el mercado

Aunque el principal objetivo es la seguridad, esto no es razón necesaria para que las ventanas no sean agradables estéticamente y tengan un diseño antiguo. Hoy en día en el mercado existen diversos modelos de ventanas que se adaptan a variables como tamaño, diseño, utilidad, costo, durabilidad y resistencia.

Entre los tipos de ventanas que existen destacan:

Perfilería o según el material
Se trata mayormente del material sobre el cual estará apoyado el vidrio. Este perfil puede ser de madera, PVC, o de aluminio, y cada uno tiene características y ventajas diferentes. La elección del perfil está directamente relacionada con el estilo de la casa.
Forma de apertura
La dirección hacía la que abrirá la ventana es fundamental cuando no se cuenta con espacios amplios. De acuerdo a la apertura hay ventanas batientes, corredizas, abatibles, pivotantes, combinadas y ventanas osciloparalelas. En este caso, el tipo de ventana lo determinará el espacio que exista en la casa para su instalación.

Elementos adicionales

Además de ser seguras, de buen diseño, resistentes y accesibles, una buena ventana también debe ofrecer algunos elementos extras como:
        Insonorizar los espacios.
        Ser amigables con el medio ambiente.
        Tener un efectivo poder aislante, para que la lluvia, nieve o basura no se puedan filtrar e invadan la casa.
        Ser una fuente de ahorro energético permitiendo que la luz del día se filtre por toda la casa, por lo que no será necesario encender el sistema eléctrico durante la mañana, lo que se transforma en un ahorro de dinero.
        Fáciles de instalar y de limpiar.
        No deben generar ruido cuando se estén abriendo o cerrando.
        Adaptables a cualquier espacio de la casa.


Comentarios

.