En Fuerteventura el Festival Arena Negra cierra su primera edición con un éxito apoteósico








Cerca de 12.000 personas acuden a la Playa de Gran Tarajal para cantar, saltar y vibrar con Orishas, David Otero, Marta Soto, Nalaya Brown y Claritzel Miyares & La Sabrosa

• Más de 22.000 personas confluyen en este rincón del municipio de Tuineje durante los dos días del evento


Éxito apoteósico. De esta forma se puede resumir la primera edición del Festival Arena Negra, tras las actuaciones de Orishas, Marta Soto, David Otero, Nalaya Brown y Claritzel & La Sabrosa. Cerca de 12.000 personas se dieron cita en esta segunda jornada del Festival en la Playa de Gran Tarajal, superando cualquier previsión inicial.

El público que acudió a esta segunda noche de conciertos no solo era de Fuerteventura, sino de diferentes rincones del archipiélago, tal y como pudo comprobar en primera persona Marta Soto, quien se encargó de inaugurar el escenario de Gran Tarajal en la noche del sábado. La onubense tuvo oportunidad de dialogar entre tema y tema con el público, a la vez que compartían las canciones.

Madres e hijas coincidían en disfrutar de ese momento de complicidad con Marta Soto mientras cantaban temas como “Miénteme a la cara”. El público se emocionó no solo con las letras profundas sino con la voz desgarrada de esta joven.

El cambio de estilo llegó con la puesta en escena de Nalaya Brown. La potente voz la cantante vibró en toda la playa: por algo es todo un referente mundial de la música dance. Y aunque su estilo está vinculado a la música electrónica, para la noche de Gran Tarajal elaboró un repertorio más comercial y latino.

Pero eso no impidió que reinterpretara con su estilo particular temas como “Only Girl”, en el que no faltó la mezcla electrónica y un toque dance. En cualquiera de los casos, ya fuera rumba, jazz o dance, Nalaya Brown demostró que el escenario es su medio natural.

El estilo fresco con un toque ochentero de David Otero llegó después para demostrar que el pop de hace tres décadas y las vanguardias musicales actuales pueden confluir perfectamente en trabajos como “1980”, último disco de Otero del que dio cuenta ante el público de Gran Tarajal.

Tanto los éxitos de su etapa cuando era miembro del El Canto del Loco, como ahora en solitario, encontraron la complicidad de la gente convocada en la playa. Temas como “Peter Pan” o “Castillos de Arena”, que David Otero dedicó a “todos los que aman y disfrutan del mar”, dejaron claro que el público había llegado al Festival con las letras aprendidas.

Pero, por segunda vez pasada la media noche, en esta ocasión después de las doce y media, Gran Tarajal volvió a vibrar como pocas veces lo ha hecho. La pieza con la que Orishas arrancó el espectáculo hizo que el público saltara, gritara, cantara y bailara. Desde el primer segundo sobre el escenario, el trío cubano se metió a la gente en el bolsillo con su energía, su música y, sobre todo, su espontaneidad.

Banderas cubanas ondeaban en diferentes puntos de la playa de Gran Tarajal, traídas por la propia concurrencia en homenaje a los artistas. Y si los de Orishas se habían ganado al público, este también se ganó a los de Orishas. Como llegó a declarar Yotuel Romero, miembro del grupo, sobre el escenario de Gran Tarajal, “hoy nos sentimos como en casa. Hoy estamos compartiendo este momento con la gente del barrio, con la gente linda, entre isleños”.

Con Orishas no había espacio para que el ritmo decayera: ya fuera una balada, hip hop o ese rap con toque latino tan característico de ellos, los espectadores siempre acompañaron a los cubanos en sus canciones y bailes.

Tras Orishas, el turno fue para Claritzel & La Sabrosa, que versionaron los grandes éxitos de las divas de la salsa y el merengue. Con el siempre afamado tema “Quimbara”, Claritzel & La Sabrosa arrancaron con un espectáculo que también contó con las versiones de otros grandes temas como “Last Dance”, de Donna Summer, que sonó en la playa de Gran Tarajal a ritmo de salsa.

La llama de la música de esta primera edición del Festival Arena Negra se mantuvo encendida hasta las 4 de la madrugada. Y se cerró con más de 22.000 personas disfrutando del espectáculo sobre la arena de Gran Tarajal.
El Festival Arena Negra es una iniciativa del Ayuntamiento de Tuineje, que cuenta con el patrocinio del Cabildo de Fuerteventura y la colaboración del Gobierno de Canarias.

Comentarios

.