Noche de finaos en la capital de Fuerteventura







·         La A.F. Maxorata impulsa esta iniciativa en colaboración con el Ayuntamiento de Puerto del Rosario

·         Estuvieron presentes en el día de la presentación, el Alcalde portuense, Nicolás Gutiérrez, el Concejal de Cultura, Alejo Soler, la Concejala de Participación Ciudadana, Rita Darias, el Concejal de Educación, Carlos Rodríguez, y una nutrida representación de la AF Maxorata.


El Ayuntamiento de Puerto del Rosario, a través de su Concejalía de Cultura, que dirige Alejo Soler,  presentó el pasado viernes, 26  de octubre, en el Salón de Plenos municipal, el espectáculo “Noche de Finaos” que se celebrará en la explanada del nuevo rodonal de Los Pozos , la noche del miércoles, 31 de octubre, a las 21:00h, en la  víspera del Día de todos los Santos.


La recuperación de esta tradición que combina aspectos religiosos y paganos en unos momentos de gran influencia de otras tendencias foráneas, y que además sirva como nexo de unión entre los grupos folclóricos y de música popular existentes en el municipio, es uno de los objetivos compartidos por la organización.


En Canarias, la tradición para estas fechas era la celebración de la fiesta de difuntos o finaos. Una tradición que había quedado olvidada pero hoy recuperada en muchos municipios de las islas. “Finao” hace referencia o significa “persona muerta” o “difunto”. La celebración de los finaos era principalmente familiar y se celebraba el 2 de noviembre. La víspera la mujer de mayor edad del grupo familiar recordaba a sus muertos, contando anécdotas de los finaos de la familia. Mientras tanto se compartía una merienda a base de nueces, castañas y almendras, acompañadas de vino dulce, anís y ron miel.


Una vez recordados los difuntos, se salía a la calle y la celebración era cosa de la comunidad, con cantos que rondaban por las casas del pueblo, normalmente al son de las malagueñas. Familiares, amigos y vecinos a modo de convivencia en una noche muy peculiar. Los Ranchos de ánimas iban por las casas tocando y con el dinero recaudado, encargaban las misas para los difuntos. La chiquillería, talega en mano, pasaba por las calles pidiendo por los Santos. Tocaban en las puertas y preguntaban si habían santos, si la respuesta era que sí, la dueña de la vivienda depositaba en la talega almendras, nueces, porretas, higos pasados, castañas…

La A.F. Maxorata impulsa este proyecto en colaboración con la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Puerto del Rosario

Comentarios

.