Participantes de Ruta Siete 2018 pasan por Fuerteventura


Universitarios de diferentes puntos de España y del extranjero colaborarán en la mejora de problemáticas sociales y ambientales en la isla.

Fuerteventura es la segunda isla que visitan los participantes de la séptima edición de Ruta Siete en su aventura nómada por las Islas Canarias. Se alojaron en Corralejo, dentro del municipio de La Oliva, allí compartieron cinco días de su aventura solidaria por el archipiélago del 1 al 6 de agosto.
En este programa de innovación social, que va ya por su octava edición, los jóvenes universitarios lideran acciones de cambio positivo en su tránsito por el archipiélago y crean una comunidad responsable y proactiva realizando colaboraciones ambientales, sociales y culturales.
Esta iniciativa promueve que los participantes conecten su talento con las necesidades del entorno y sus habitantes.
En los cinco días que permanecerán  en Fuerteventura los jóvenes tendrán la oportunidad de visitar la Finca de Pepe, en Betancuria, donde conocerán las labores agrícolas y ganaderas que se desarrollan en la isla y colaborarán con la familia que lleva la granja en sus labores diarias.
Entre las actividades destacan: las acciones de dinamización con un grupo de más de 100 niños en el pabellón de Corralejo, las vinculadas a las tradiciones canarias y la colaboración con un yacimiento arqueológico.
A través de las colaboraciones y actividades los jóvenes que participan en el Viaje Transformador adquieren competencias tanto profesionales y personales como trabajo en equipo, resolución de conflictos, adaptabilidad, proactividad o habilidades comunicativas.
Durante 35 días Ruta Siete ULPGC se convierte en un gran laboratorio formativo y creativo itinerante, pues además de hacer acciones de cooperación realizan actividades de debate, tertulias, charlas y reciben visitas de personas que aportan sus conocimientos y experiencias. Los universitarios participarán en diferentes talleres creativos que abarcan la fotografía, el vídeo, la literatura de viajes, las artes plásticas y la música.
Más allá de las actividades, el proyecto favorece el desarrollo personal y el aprendizaje de experiencias. Los participantes asumen el reto de vivir durante 35 días con lo básico y poner sus necesidades al servicio de la comunidad. Todos los retos se asumen en grupo y son ellos mismos quienes deben resolverlos.
El programa está organizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y por la Fundación Universitaria de Las Palmas. Se trata de una iniciativa financiada de manera responsable que cuenta con la presencia del BBVA y Naviera Armas como patrocinadores principales; Global y Radio Televisión Canaria como patrocinadores oficiales y con el socio-colaborador Toyota Canarias. También colaboran con la iniciativa diferentes empresas, colectivos y entidades.


Comentarios

.