La Asociación de Empresarios del Turismo EXCELFUERT, exige cordura y diligencia al Ayuntamiento de Pájara. Además aboga por la intervención del Cabildo y el Gobierno de Canarias para evitar el precinto de 2 establecimientos hoteleros.




Excelfuert, Asociación de Empresarios del Turismo exige  sensatez y cordura por parte de las Instituciones Públicas  a fin de solucionar el trámite administrativo municipal que ha desembocado en la decisión  de precintar 2 establecimientos hoteleros en el sur de la isla, que a juicio de esta asociación empresarial, ha sido acordada de forma precipitada.
Así mismo, tal y como señala el Presidente de Excelfuert,  Luis Cardona, la Asociación  pide también la urgente mediación del Cabildo de Fuerteventura y Gobierno de Canarias para que paren este sin sentido.
Indica además que, precintar 2 establecimientos hoteleros construidos hace más de 20 años, aun en el caso de que fuese cierto que no contase con la oportuna licencia de actividad clasificada, es una medida absolutamente desproporcionada, máxime, teniendo en cuenta que desde la transposición de la Directiva de Servicios europea al ordenamiento jurídico español, y más concretamente a la normativa de actividades de Canarias, estas licencias municipales han venido perdiendo verdadero protagonismo, dado que en cuanto afecten a actividades sectoriales, han sido desplazadas por las autorizaciones sectoriales competentes. Es decir, que de acuerdo a la normativa vigente, si un hotel ya cuenta con la autorización turística oportuna del Cabildo Insular, no necesita la citada licencia de actividad clasificada municipal.
Es necesario destacar que el Grupo SBH, propietario de los establecimientos en cuestión, es una empresa Canaria-majorera con más de 30 años de trayectoria en el sector de la Hostelería, que en la actualidad ocupa el puesto 28 en el ranking de España de Grupos vacacionales por números de habitaciones y el puesto 9 en el ranking de Canarias.

Para el  Presidente     de     Excelfuert, este tipo de acciones pone de  manifiesto lo que la Asociación de  Empresarios del Turismo viene reivindicando, que nos  es más que la necesidad de acercar posturas y determinar mecanismos eficaces para que las instituciones públicas, los responsables políticos, los técnicos y el empresariado trabajen
en aras de la excelencia turística y por ende de Fuerteventura en general.

La Corporación Municipal de Pájara sin lugar a dudas  no se ha detenido a medir las  consecuencias que implica este acto, tal y como es  desalojar 1.000 clientes de la noche a la mañana, o dejar sin trabajo a casi 200 empleados porque el Ayuntamiento no es capaz de solucionar con un empresario una irregularidad administrativa pendiente de resolver. Todo esto sin haber considerado que nos encontramos a las puertas de la temporada alta.
Destacable también será el espectáculo que estaremos dando al mundo entero en cuanto a trato y atención a los turistas por esta medida y no olvidemos que la Tour Operación está atenta hasta el día de mañana y no se quedará de manos cruzadas ante semejante despropósito.
Para Excelfuert  es muy importante  evitar que esto se ponga en manos de la prensa internacional porque podríamos estar ante una situación que lamentaríamos todos los agentes sociales y empresariales, y ciudadanía en general.
 En todo caso, agrega el presidente de la Excelfuert que operativamente será imposible desalojar a todos estos clientes porque simplemente se van a negar a ser echados del hotel porque exista una orden de cierre del establecimiento. Igualmente no se ha pensado en las acciones que trabajadores y sindicatos puedan llevar a cabo cuando se vean en el riesgo de  perder su trabajo.
 Cabe destacar que a casi todos los establecimientos del  municipio de Pájara se les ha requerido esta licencia municipal de actividades complementarias. Algunos ya la tienen, otros están en el proceso e incluso hay los que han  pagado la sanción económica y presentado la documentación para la consecución de dicha licencia.
En el caso concreto que nos ocupa, las autoridades del Ayuntamiento parecieran no tener intención de resolver esta indeseable situación, ya que podrían haber advertido o persuadido al empresario, como se hace generalmente en este tipo de procedimientos administrativos mediante las sanciones económicas que contempla el requerimiento, las cuales van desde 15.00 a 30.000 €, y no con el cierre inmediato del establecimiento.
Desde la Asociación de Empresarios EXCELFUERT, se aboga siempre por el firme y estricto cumplimiento de la legalidad en nuestro sector, pero la norma también debe aplicarse con cordura, proporcionalidad, ajustada al interés general, y sobre todo, a la seguridad jurídica.


.


Comentarios

.