Fuerteventura.- La Oliva cede al Cabildo el uso del suelo para el proyecto piloto de estabilización de pistas de tierra en el acceso a Piedra Playa




Durante el debate, se aclaró que el proyecto no implica la utilización de asfalto, y que la zona no es urbanizable. El Cabildo incorporará la cesión del proyecto al expediente del proyecto que valorará el Órgano Ambiental Insular y que propone desarrollar una prueba en unos 800 metros de la pista que da acceso a Piedra Playa

La Oliva, a 26 de julio de 2018. El pleno del Ayuntamiento de la Oliva aprobó hoy mayoritariamente la cesión del suelo al Cabildo de Fuerteventura para evaluar el proyecto piloto que propone desarrollar en El Cotillo, en unos 800 metros de la pista de tierra que da acceso a Piedra Playa, un novedoso sistema de fijación del terreno para estabilizar caminos rurales.


El punto segundo del orden del día se resolvió con el voto a favor de 17 de los 21 concejales del pleno, los que suman el grupo de gobierno (CC, NC y PPM) y los grupos PSOE y PP, y los cuatro votos en contra emitidos por los tres concejales de Votemos y el concejal no adscrito Pedro Amador.
Durante el debate, se resolvieron diferentes dudas, dejando claro que el proyecto no implica en ningún caso la utilización de asfalto, o que la zona sur de El Cotillo no es urbanizable. Este proyecto, anunciado desde el Cabildo hace meses, "supone una alternativa más sostenible que el tren de recebe que ya vienen funcionando a nivel insular, y que conlleva la utilización de maquinaria, movimientos de tierra, levantamiento de polvo, y el vertido de grandes cantidades de agua sobre el terreno", expuso el primer teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Oliver González.

Juan José Rodríguez, concejal de Economía y Hacienda, fue el encargado de exponer la postura del grupo de gobierno, aclarando que se trata, "primero, de un proyecto piloto, una prueba", y que "cuenta con informe de impacto ambiental favorable, que refleja que el resto de alternativas serían más perjudiciales. No estamos de acuerdo con el asfaltado, el proyecto no propone eso, pero tampoco con la no intervención, pues no arreglar los caminos supondría que el acceso a las playas sería intransitable, y dificultaría también las atenciones de los servicios de seguridad y emergencias en una zona ya de por sí, muy concurrida turísticamente a día de hoy".

En este sentido se pronunció también el portavoz del grupo popular, Claudio Gutiérrez, defendiendo que zonas como Piedra Playa, donde el Ayuntamiento presta servicio de salvamento y socorrismo, "deben ser accesibles a los vehículos en general, no sólo a todo terreno". También apoyó su voto en que "no se abre ninguna nueva pista, sino que se trata de reparar la existente, reduciendo incluso el ancho de la misma".

Rosa Fernández, portavoz socialista, coincidió con el resto de concejales que aprobaron la propuesta en que "los cargos públicos debemos ser responsables, y no alimentar nunca la demagogia", haciendo referencia a quienes manifestaron que se trata de un proyecto de pavimentación. También argumentó que no ve motivos para presentar oposición, puesto que los 800 metros de pista donde está previsto el proyecto "no están dentro de espacios naturales, sino en suelo rústico", y que en ningún caso puede asociarse esta prueba a un desarrollo urbanístico de la zona.

Por su parte, Votemos se opuso al proyecto piloto con la opinión de que abre la puerta a extender este sistema el resto de la isla y a que supondría un incremento de vehículos, mientras que Pedro Amador defendió su preferencia a hacer el proyecto piloto en otro punto del municipio.

El alcalde de La Oliva, Isaí Blanco, cerró el debate defendiendo "la misma postura que hemos tenido hasta ahora. Estamos comprometidos con la protección del territorio, y creemos sinceramente que este proyecto no sólo no es negativo, sino que, por el contrario, abre el camino a un mantenimiento más sostenible y responsable de la red insular de caminos de tierra", dejando claro que se trata de una prueba. "Trabajamos en la misma línea que otros proyectos que desarrollamos, como el planteamiento que hemos hecho en la Comisión Europea para la declaración de la Cueva del Llano como Zona ZEC, o la ampliación de las zonas de protección de aves".

Una vez aprobado la cesión del suelo, el documento se incorpora al expediente que tramita el Cabildo Insular, y que en estos momentos se encuentra en el Órgano Ambiental Insular, entidad compuesta por representantes técnicos independientes.

Un proyecto que propone una alternativa al tren de recebe

El gobierno del Ayuntamiento de La Oliva ya expresó ayer en un comunicado que el proyecto de prueba para la estabilización de caminos es un "ambientalmente modélico", y que hasta ahora cuenta con todos los informes técnicos, jurídicos y ambientales favorables, los cuales constatan que se trata de una actuación no agresiva con el medio ambiente, pues no utiliza asfalto -sino que reutiliza y fija el propio suelo de tierra- y que en ningún caso conlleva la modificación del planeamiento.

El Cabildo de Fuerteventura ya explicó esta semana que el proyecto de estabilización utiliza pigmentos ecológicos y material exento de toxicidad y nocividad, con una gran durabilidad, y especialmente sensible con los espacios de protección de aves (ZEPA). Permitiría sustituir el actual tren de recebe con el que se arreglan actualmente los caminos rurales, e introducir un nuevo sistema con el que se pretende aumentar la durabilidad de la superficie de rodadura, disminuyendo así la frecuencia de los trabajos de conservación y mantenimiento que requieren las pistas de tierra sin tratamiento. Asimismo, también se persigue eliminar el polvo en suspensión típico de este tipo de caminos, que tanto perjudica a la flora, a la fauna y a la población local, evitando cualquier tipo de mezclas bituminosas en caliente.

Hasta ahora, el mantenimiento de las pistas de tierra en el municipio de La Oliva, y en toda Fuerteventura, se ha llevado a cabo con un tren de maquinaria en el que participan una recicladora de caminos, motoniveladoras, cubas, y también, en ocasiones, camiones para aportar material de recebe. Todo ello supone, lógicamente, emisiones de gases y ruidos durante los trabajos, y la erosión del terreno en otras zonas para extraer áridos.

Asistencia de público y participación

El pleno de La Oliva registró hoy una notable asistencia de público, algo que todos los concejales coincidieron en señalar como positivo. Igualmente, en aplicación de la normativa de participación, cinco vecinos del municipio tuvieron la oportunidad de expresar su postura con respecto a la aprobación del punto número de dos del orden del día, expresando en su mayoría su deseo de que la institución contemple mayores medidas de sostenibilidad y protección del territorio, y demandando mejoras de servicios en El Cotillo.

Comentarios

.