Cabildo Fuerteventura destina 224.000 euros a la mejora de la movilidad peatonal y la seguridad en la travesía de Villaverde



El Cabildo de Fuerteventura, a través de la Consejería de Obras Públicas que dirige Edilia Pérez, trabaja actualmente en la mejora de la movilidad peatonal y la seguridad de la travesía de Villaverde (La Oliva), en la carretera FTV-101. Con una longitud aproximada de 2.8 kms, dicha travesía solo cuenta en la actualidad con dos pasos de peatones, carece de itinerarios peatonales continuos y algunos de sus tramos no son accesibles al no estar adaptados para el tránsito de personas con movilidad reducida.

El Pleno de la Corporación insular celebrado ayer lunes, 23 de julio, aprobó una partida presupuestaria de 224.615 euros para la puesta en marcha de la primera fase de las obras. En estos momentos, la Consejería tramita la aprobación del proyecto de 'Medidas para la reducción de la velocidad del tráfico' para su posterior e inminente licitación en este 2018. La segunda fase está prevista para 2019.

''El objetivo de este proyecto –explica Pérez- es mejorar la convivencia entre vehículos y peatones en esta travesía donde no siempre se respetan los límites de velocidad. En este sentido, y para evitar incidentes, hacemos además un llamamiento a los conductores para que se ciñan a la velocidad que marcan las señales''. De hecho, con el objetivo de garantizar una mayor seguridad, el proyecto contempla dos reductores de velocidad en el tramo recto junto al colegio público, así como 6 nuevos pasos de peatones, tanto a nivel como elevados, a lo largo de toda la travesía. Los reductores contarán con iluminación nocturna, a fin de garantizar localización, visibilidad y, en su caso, la presencia de peatones. El proyecto contempla asimismo señalización horizontal y vertical.

El proyecto cuenta con un informe de seguridad previo que da soporte y sirve de base a las actuaciones que se acometan. Entre las soluciones más efectivas que propone para el calmado del tráfico y la seguridad de los peatones figura la implantación de un itinerario peatonal continuo en ambos márgenes, por medio de ejecución de aceras. Al conferir a la vía un carácter urbano, cambia la percepción del conductor y favorece otra manera de conducir, más pendiente de posibles peatones e incorporaciones de otros vehículos. La percepción de zona urbana es también importante para motivarle a reducir la velocidad.

Una vez iniciadas las obras, se procederá a cortes parciales del tráfico y desvío de éste por otro carril, ante la imposibilidad de cortes totales o desvío por itinerarios alternativos en una travesía que tiene actualmente una intensidad media de tráfico de más de 5.200 vehículos diarios.



Comentarios

.