Fuerteventura.- Reabre al baño la playa del Muelle Chico de Corralejo tras confirmar sanidad los análisis favorables de calidad del agua


El Ayuntamiento de La Oliva lleva monitorizando que las aguas son aptas desde hace meses, tras acometer la clausura de los pozos negros y la impermeabilización del saneamiento en la zona

La Oliva, 8 de junio de 2018. Con la seguridad de llevar monitorizando durante los últimos meses que la calidad del agua es apta para el baño en el Muelle Chico de Corralejo, el Ayuntamiento de La Oliva ha procedido a mediodía de hoy a abrir la playa al baño. La Concejalía de Playas ha procedido a retirar la señalización correspondiente, tras recibir, también hoy, la confirmación de los análisis favorables desde Salud Pública.

Los resultados favorables de manera sostenida en el tiempo han confirmado la efectividad de las medidas adoptadas desde el Ayuntamiento de La Oliva durante los meses que la playa permaneció cerrada: un estudio de la calidad del agua en toda la bahía de Corralejo (que confirmó que el Muelle Chico era la única zona afectada), una investigación en el saneamiento para localizar los focos contaminantes dentro del Casco Viejo, la impermeabilización de las canalizaciones en el Muelle Chico, y la clausura de los pozos negros localizados.

El acalde de La Oliva, Isaí Blanco, valoró positivamente que "este Ayuntamiento haya conseguido aportar una solución concreta a un problema que ha afectado a Corralejo durante tantos años, pues como ya se sabe, la zona del Casco Viejo es más antigua que la propia red de saneamiento, y por lo tanto hablamos de un problema que lleva ahí mucho tiempo".

"Este pueblo ha visto muchas veces como se abría y se cerraba continuamente la playa, pero esta vez el saneamiento se ha examinado a fondo, y todos los focos descubiertos se han clausurado. Pedimos disculpas a los vecinos por las molestias ocasionadas, pero estamos convencidos que, gracias a las medidas adoptadas, la apertura de esta playa al público esta vez será duradera", declaró.

Isaí Blanco, agradeció también la implicación de todos los departamentos del Ayuntamiento que han colaborado en torno al Muelle Chico, "la Concejalía de Playas que dirige Nano Saavedra, la de Obras y Servicios a cargo de Oliver González, Rafael Avendaño desde Salud Pública, y la empresa Canaragua, adjudicataria del saneamiento".

El Ayuntamiento de La Oliva y la Dirección de Área de Salud de la Consejería de Sanidad mantendrán un programa de analíticas continuado en los próximos meses para asegurar que la calidad del agua se mantiene en la misma línea de parámetros favorables.

Soluciones aportadas a un antiguo problema

Cabe recordar que, tras producirse análisis negativos de la calidad del agua en el Muelle Chico el verano pasado, el Ayuntamiento de La Oliva procedió a iniciar una investigación para determinar la causa de la contaminación tras el pasado el verano de 2017.
Las acciones comenzaron con un programa de tomas de nuevas muestras en ocho zonas de la bahía de Corralejo, Se analizaron muestras tomadas en zonas de media profundidad, bajo tierra, en el casco urbano, etc., determinando esta investigación que la única zona afectada era la del Casco Viejo.  

El Ayuntamiento de La Oliva procedió también a impermeabilizar el saneamiento en la canalización del Muelle Chico y a sellar varios puntos de conexión entre la red de saneamiento general y las edificaciones de la zona.

Cabe mencionar que, aunque habiendo estado vigentes la no recomendación y posteriormente prohibición del baño en esta playa, en ningún momento la calidad del agua se ha situado en niveles peligrosos.

Al margen de las infiltraciones que se venían produciendo a través del subsuelo, el Ayuntamiento de La Oliva puede informar con toda seguridad que, en la actualidad, no existe ningún emisario que vierta aguas al mar en la zona del Muelle Chico, ni tampoco en los alrededores.

Playas seguras y monitorizadas

La calidad del agua es uno de los principales atractivos turísticos de La Oliva. Para asegurar un alto estándar de calidad, periódicamente se toman muestra en las playas del municipio y se envían a analizar al Laboratorio de Salud Pública de la Dirección de Área de Salud, asegurando un control permanente y garantizando la protección de la salud de bañistas y usuarios.

La periodicidad de las tomas de muestras se establece según la afluencia de público, la ubicación de la playa en una zona abierta o urbana, y los resultados históricos de efectos contaminantes en cada una de ellas. Además, tanto la Dirección del Área de Salud del Gobierno de Canarias como el propio Ayuntamiento llevan sus controles de manera independiente, de tal manera que entre las dos instituciones es posible detectar rápidamente cualquier anomalía que pudiera producirse.

Comentarios

.