España: destitución, fase de grupo y favoritismo en Mundial Futbol Rusia 2018






Muchas son las sensaciones que se viven en el España inclusive desde antes de empezar el Mundial. Con la destitución de Lopetegui por parte de Rubiales y la RFEF el seleccionado vivió un ambiente como nunca antes se había visto en la historia, al dar por finalizada la relación contractual con un director técnico a dos días de su debut en el máximo torneo de selecciones.

Algunos medios tildaron esta destitución como un hecho de vergüenza, ya que de esta manera se ha dejado de lado un proyecto que terminó invicto y con muy pocos reproches. Otros periódicos sin embargo lo tildaron de justicia debido a que ningún empleado puede pasar por encima de la Federación y las reglas hay que seguirlas porque se aplican para todos, opinando que la decisión fue acertada.

Si esto fue tomado con polémica y el ambiente fue de incertidumbre, con la llegada de Fernando Hierro a los mandos de La Roja se logró traer una sensación de más calma, sobretodo a partir de sus declaraciones donde el técnico asumió que no se iba a tocar nada (o lo menos posible) del trabajo de Lopetegui, así como de intentar ser más eficaces en las oportunidades de gol.


Todo esto fue apoyado en su debut ante Portugal, donde España remató cinco veces al arco y metió tres goles con un efectivo Diego Costa y un golazo de Nacho que se reivindicó después de conceder un penalti a Portugal. No obstante, España demostró tener fallos puntuales ante un mounstro como Cristiano Ronaldo que los condenó al empate.

Lo realizado tuvo como consecuencia posturas distintas en los medios, quiénes se decantan por alabar los éxitos en términos de gol, pero se condenan los fallos de De Gea en el segundo y tercer gol de Cristiano, así como el fallo arbitral en el penalti (para muchos inexistente). Apoyando lo anterior, los analistas destacaron que un equipo con una de las mejores defensas del torneo no puede permitirse ningún fallo puntual ante uno de los mejores jugadores del mundo, además de señalar algunos errores en retroceso y en contras originadas por no terminar las jugadas a balón parado.

Dejando lo anterior, es importante señalar que es España en ningún momento ha dejado de ser favorita a pasar de ronda en su grupo B, donde los partidos más difíciles ya se disputaron y ha llegado la hora de hacer frente a la selección de Marruecos, escuadra que no demuestra un rendimiento superior a lo visto por Portugal e Irán, volviéndose partidos en el papel accesibles para llegar a los octavos de final.


La Roja se enfrentaba a la Irán de Carlos Quiroz el pasado miércoles, los cuales son uno de los equipos más sopresivos del torneo al ganarle a Marruecos y jugarle muy ordenadamente al equipo ibérico. Todo esto apoya al porqué fueron líderes del grupo. Un partido importantísimo que de no haber ganado España se podía haber condenado al segundo puesto de grupo o a una hipotética eliminación, como ya sucedió en el último Mundial.

Atacando lo táctico, no se cree que el conjunto de Hierro deje su acostumbrado 4-5-1 con el mediocampo con Isco, Iniesta, Silva y Busquets como nombres fijos, así como se presupone que la gran actuación de Costa en el ataque le dará la titularidad como el definidor de la selección al no verse otra alternativa que rinda a su nivel.

Comentarios

.