Conscientis Fuerteventura.- Lidia Castañeda: “Lo productos ecológicos son más sanos porque no tienen venenos”



        La ingeniera agrónoma majorera participará en el Festival Conscientis con un taller y una ponencia
Puerto del Rosario, 12 de mayo.- La ingeniera agrónoma majorera Lidia Castañeda, defensora de la agricultura ecológica, impartirá un taller sobre ‘Como planificar un huerto familiar’ en la zona de los huertos urbanos de la Gavia de los Hormiga dentro del festival Conscientis Fuerteventura. Será a las 10.30 de la mañana del 19 de mayo, para continuar a la misma hora el día 20 con una charla en torno al ‘Reconocimiento de los insectos de huerto y método para restablecer su equilibrio’.

Para Lidia Castañeda, existen muchas diferencias entre un alimento ecológico y uno convencional, y la primera resida en la enorme satisfacción que supone el comerse un alimento que uno mismo ha cultivado. Otra diferencia que no tiene discusión es que “no tiene productos químicos de síntesis”, a lo que hay que añadir los aportes nutricionales que proporcionan los productos ecológicos, que han sido tratados con cariño y han crecido en buena tierra, frente a una planta de laboratorio.

Otra de las ocupaciones de esta ingeniera agrónoma es su dedicación a la formación fitosanitaria. En este campo se encuentra con que muchas veces “la gente no sabe que los productos cultivados de manera tradicional tienen veneno cuando están en nuestro plato”. Hablamos de que estos alimentos “tienen las cantidades de veneno permitidas y legales, puedes tener un coctel buenísimo de venenos en tu plato”, afirma con sarcasmo, lo que no puedes tener es mucho de uno, por tanto, “los productos ecológicos son más sanos porque no tienen venenos”.

En opinión de Lidia Castañeda, “la gente no sabe lo que es un producto ecológico, y para evitar el fraude lo mejor es consumir productos certificados”. Hay mucha gente que piensa que está trabajando en ecológico porque usa los venenos de toda la vida, puntualiza la ingeniera agrónoma, y eso es bastante peligroso, por un lado para los consumidores que son engañados, y por otro para los productores que lo hacen por desconocimiento, a pesar de que les tiemblen las manos, y se vean afectados su visión y su hígado. 

Otra de las ventajas de consumir productos ecológicos es que duran mucho más tiempo en la nevera, tienen mejor sabor, y aportan una serie de nutrientes de los que carecen los productos convencionales aunque presenten un aspecto más apetecible. Quizá, el único factor en contra sea su precio, a lo que Castañeda responde que con los productos ecológicos no se sufren unos altibajos tan disparatados como con los convencionales. Asimismo, recordó a la catedrática de la Escuela Universitaria de la Universidad Politécnica de Valencia, María Dolores Raigón, quien asegura que “estamos comprando agua a precio de lechuga o a precio de tomate”, porque a las plantas convencionales se les induce a que absorban más agua para que crezcan mucho más rápido.
  
El huerto familiar

Castañeda explicó que para planificar un huerto familiar lo primero que se tiene que tener claro son los productos que se quieren obtener. Si ponemos el ejemplo práctico de una pequeña plantación de lechugas, tomates, zanahorias y berenjenas, es preciso saber que la berenjena es una planta que se puede tener hasta un año en una maceta, y puede abastecer a una pequeña familia. Las lechugas, por el contrario, tienen un ciclo bastante corto, por lo que se tienen que ir reponiendo poco a poco, y lo más recomendable es irle quitando las hojitas por abajo. Hay que conocer las necesidades que tiene cada planta, observar cómo se comportan. 


Conocer los ciclos de las plantas así como su tiempo de cosecha, las mejores convivencias entre ellas, saber cuáles son sus principales plagas o los problemas que pueden presentar serán algunos de los temas que Lidia Castañeda expondrá en su ponencia y taller en el festival Conscientis Fuerteventura.


Comentarios

.