Conscientis Fuerteventura : J.A. Corraliza propondrá un Decálogo de Calidad de Espacios Públicos, en su ponencia en el festival



La concejala de Participación Ciudadana, Rita Darias, y el arquitecto Bentejuí Hernández participaron en las mañanas de la Cope
Puerto del Rosario 15 de mayo.- José Antonio Corraliza, psicólogo ambiental y participante en el festival Conscientis Fuerteventura, en declaraciones a la Cope aseguró que “propondré un Decálogo de Calidad de Espacios Públicos” en la ponencia que expondré en el Festival Conscientis. Compartieron espacio la concejal de Participación Ciudadana, Rita Darias, y el arquitecto del estudio FaseBase Bentejuí Hernández. 
Rita Darias aseguró que cuando Marga Bethencourt nos presentó el proyecto “nos pareció arriesgado, pero valoramos el esfuerzo que hicieron ella y su equipo porque consideramos que el programa es magnífico, y con eso nos quedarnos” y añadió que la organización ha sido fundamental, y gracias a todos los agentes implicados se puede hacer realidad este festival.
En paralelo, el proyecto Mestura se lleva desarrollando desde hace seis meses con el fin de regenerar espacios como la Gavia de Los Hormiga. Precisamente, Bentejuí Hernández señaló la necesidad de visibilizar este lugar porque “muchos de los vecinos que viven en el barrio del Charco ni siquiera lo conocen”.
Por su parte, José Antonio Corraliza, aseguró que varios de los problemas de salud actuales se explican por la falta de contacto con la naturaleza, ya que “mucha gente piensa que esto de la naturaleza está de moda, lo eco, lo verde, y lo que muestran nuestras investigaciones es que está ocurriendo algo mucho más profundo vinculado a la entidad de la especie homo sapiens a la que todos pertenecemos”. “Hay que tener en cuenta que nuestro modo de vida está basado en un proceso de evolución, puntualizó, en el que ha sido crucial el contacto con la naturaleza, con el agua, con los árboles, con todos los parámetros que conforman lo que ahora llamamos el paisaje.
Hablamos de algo que no es una moda, recalca Corraliza, sino de algo que nos permite reconectar con aspectos básicos de nuestro funcionamiento psicológico. Y eso es lo que a mí me hace decir que “la naturaleza es una gran medicina para el bienestar humano,” enfatiza el psicólogo ambiental.
Corraliza considera que durante mucho tiempo la Naturaleza ha sido una fuente de estimulación para la especie humana pero también una continua amenaza, y a consecuencia de este último factor se construyeron ciudades amuralladas, pero “nuestro sistema nervioso aún no está adaptado a este sistema que hemos conformado con los nuevos hábitats en las grandes ciudades y las murallas que hemos puesto”.
De hecho, se puede producir el llamado ‘trastorno por déficit de naturaleza’ que es cuando echamos de menos la estimulación que nos ofrece la naturaleza, por eso cada cierto tiempo necesitamos recargar las pilas, y el ejemplo más claro está en lo que ocurre en las grandes ciudades cuando llega el fin de semana: la gente sale de estampida, simplemente buscando que el aire acaricie su cara, o sentir en qué estación estamos y que no sólo lo sepas por el calendario.
El psicólogo ambiental precisó que las investigaciones realizadas han demostrado que nos recuperamos mucho antes de procesos inducidos de estrés cuando estamos contemplando escenas de naturaleza. Por ejemplo, la capacidad para responder a eventos estresantes de niños que viven en ciudades depende del nivel de naturaleza cercana que tienen. Si por ejemplo, visitan un parque o tienen vistas agradables desde su habitación, se reduce el nivel de estrés.
Regenerar espacios
Respecto a los factores que influyen en la recuperación de un espacio público, Corraliza puntualiza que “el factor que más ayuda a que se regenere un espacio público es que lo usen los ciudadanos”, sin embargo muchos espacios públicos han sido diseñados en coyunturas un poco oportunistas, lo típico de un parque que se inaugura unos meses antes de unas elecciones, y a veces se diseñan como espacios que están muy bien formalmente, pero no se elabora un plan de uso público de esos espacios. ¿Y de qué depende que se use un espacio público? De que sea un espacio cercano, saludable. De hecho, en la ponencia que voy a exponer en el Festival Conscientis “propondré un decálogo de Calidad de Espacios Públicos”.  
Para Corraliza un espacio público debe de tener una gran diversidad de usos y de usuarios, y “una de las cualidades más atractivas de un espacio público es que te sientes, y sin hacer nada, te entretenga, te divierta”.
En mi opinión, lo que nos falta en muchos espacios públicos no es dinero para hacerlos, sino que “la cualidad más atractiva de un espacio público es que promueva encuentros casuales, que facilite la interacción y el contacto entre los humanos”, de ahí la necesidad de “repensar los espacios urbanos”. 
Por su parte, Bentejui Hernández, comparte la misma línea de pensamiento que José Antonio Corraliza. “La ciudad son los espacios públicos y compartidos donde nos relacionamos, esos lugares que reconoces y visibilizas cuando visitas una nueva ciudad, ya sean abiertos o cerrados,  que propician otro tipo de interacciones con otras personas”. El arquitecto considera que las ciudades “hay que diseñarlas manteniendo las lógicas del territorio que antes se tenía más en cuenta a la hora de construir, pero ahora nos podemos encontrar con problemas por falta de entendimiento con el territorio y desvinculación con la naturaleza”.


Comentarios

.