Un Escritor Vasco-Alemán en Fuerteventura (Fernando Aramburu Irigoyen )


 por Ángel Díaz Arenas

Un refrán antiguo (San Mateo),  y muy utilizado en Castilla dice “Muchos son los llamados y pocos los escogidos”, es decir, en una zona ni vasca ni canaria. Conviene señalar que el que escribe estas líneas es un antípoda de las Islas Canarias, ya que nació hace muchos años también en una zona atlántica, pero –como dicho- lejana y antípoda de Canarias: Santander (Cantabria), pero muy vecina y fronteriza del País Vasco, cuyos ecos etarras[1] vivimos y convivimos mucho tiempo y por tanto conocemos bastante bien sobre todo a los que hemos leído y trabajado libros que tratan el tema como el del ya difunto Cristóbal Zaragoza titulado Y Dios en la última playa.[2]

1. Un cántabro ante el mundo

 Sin embargo, entre tantas zonas vistas y visitadas en una larga y algo ajetreada vida (Varadero, Punta Cana, Cancún, incluso playas de la oriental y lejana Taiwan) fue a parar un día (acompañado de su esposa Birgit y su hijo Daniel) en Las Palmas de Gran Canaria y algún tiempo más tarde y de rebote“ en Fuerteventura y esto no para presentar libros y hablar de literatura, sino como buen fondista a esas espléndidas playas y zonas “jables” (del francés “sable”) que van desde Morro Jable a Costa Calma. Y como buen maratoniano paciente y amante de las largas hileras no sólo de chopos, viñas y frondosos maizales (Baviera está plena), sino de letras bien hilvanadas, es decir, de los libros y por esas cosas que pasan filólogo (especialista en literatura y lingüística) se le ocurrió un día escribir un libro sobre ese poeta canario tan olvidado y desconocido no sólo en su patria chica“ (Tenerife), sino en el mundo, escrito que lleva por título Agustín Espinosa: El primer Surrealista Español (Vida, destino y obra)[3], mostrando y aclarando sus cubiertas lo siguiente:



Sin embargo, esta tarea no cesa aquí, sino que abarca –mirando hacia el pasado histórico- a Miguel de Unamuno y su estadía (no nos engañemos, poco vacacional y estival) en Fuerteventura[4], lo que hicimos en nuestra «Casa-Museo Unamuno (Fuerteventura: Islas Canarias)”, texto en el que presentamos el soneto titulado “Las agonías insulares de Miguel de Unamuno”[5]:

Oh fuerteventurosa isla africana
sufrida y descarnada cual camello,
en tu mar compasiva vi el destello
del sino de mi patria. Mar que sana

con su sonrisa grave y casi humana
y cambia en suave gracia el atropello
con que un déspota vil ha puesto el sello
de su barbarie moribunda y vana;

Roca sedienta al sol, Fuertevenventura,
tesoro de salud y de nobleza,
que te libre el Señor de toda hartura,

pues del santo caudal de tu pobreza
para la España de mafiana, pura,
  he de sacar espiritual rique.

2. Sebastián Martín y sus Sentimientos bajo la Piel

De modo que en esas aventuras escriturales en algún momento recurrí a la colaboración de Sebastián Martín[6] (para los amigos nombrado Chano“) que con fecha de 29.01.2018 me escribió para comunicarme: «Estimado Ángel: Igualmente te comento que se ha publicado el pasado 24 de Enero mi libro de poesías Sentimientos bajo la Piel[7], del cual me gustaría hacerte llegar un ejemplar y si lo consideras válido me gustaría que me hicieras un crítica del mismo que de tu profesionalidad, sea positiva o negativa la recibiré con gusto. Un abrazo. Sebastián Martín». 

Envío que me llegó por correo certificado con fecha del sábado 10 de febrero de 2018. El resultado de mi tarea (“A lo hecho pecho”) se titula: «Sebastián José Martín Yánez: Sentimientos bajo la Piel»[8]; un Sebastián Martín que al recibir mi breve escrito sobre su poemario me contestó con fecha del 15.02.2018: «Estimado Ángel: Antes que nada gradecerte por tu crítica, la cual ha interpretado bastantes cosas de lo que quise decir en mis poemas». Un ejemplo de mi escrito se titula «Mentiras» (pág. 48) y su textualidad expresa:

Me dices que me amas
 Te digo que te quiero

 Para qué decirnos esto
Si nuestros sentimientos
Dicen que no nos queremos

Y lo que realmente nos une
             Es el deseo.

3. Fuerteventura – Aramburu - ‘Patria’“

Pero hace algún tiempo y consultando las noticias digitales de Sebastián me encontré con una nota que se titula Fuerteventura.- Aramburu en ‘El escritor y tú’ reúne a numeroso público interesado por la novela ‘Patria’“[9], cuya nota expone brevemente: «El aula del Centro Bibliotecario Insular se llenó este martes, día 21 de marzo, de público que no se quiso perder la intervención de Fernando Aramburu en el encuentro de El escritor y tú“, organizado por el Cabildo de Fuerteventura. El escritor hizo un repaso a su vida literaria desde sus comienzos y la andadura que le hizo ir a residir en Alemania. Igualmente comentó que aprendió a dominar el español  durante 7 años al mismo tiempo que aprendía alemán, tiempo en el cual no publicó ninguna novela. 

Aramburu dio algunas claves de Patria, una novela ambientada en los años de plomo del País Vasco y con dos familias amigas que acaban separadas y enfrentadas por la sombra de la banda terrorista ETA. El encuentro de El escritor y tú contó además con la asistencia del presidente del Cabildo, Marcial Morales, y del consejero de Cultura, Juan Jiménez». De modo que al leer esta breve nota este cántabro (sin Señas de identidad y eso que en su día trató al ya difunto Juan Goytisolo) le escribió a Sebastían en fecha muy reciente (Múnich, lunes 5 de marzo de 2018) lo siguiente: «Hace algún tiempo vi una nota tuya sobre el escritor vasco residente en Hannover, Fernando Aramburu Irigoyen, sobre quien tengo algunos materiales. Ya sabes, si te hace falta algo me lo dices. Un abrazo de Ángel». Sólo algunas horas más tarde me escribió las siguientes palabras: «Me puedes enviar materiales del escitor vasco, ya sabes que los publicaré en la medida de mi tiempo libre. Un Abrazo. Sebastián».

3.1. Aramburu - ‘Patria

Ahora bien, quien escribe estas líneas al leer este apellido “Aramburu” y sobre todo el título de un libro que dice ‘Patria’ se quedó bastante asombrado por no decir perplejo, él que ha leído libros (entre numerosos del género) como El Jarama (1955) de Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 4 de diciembre de *1927), Los cipreses creen en Dios (1953), Un millón de muertos (1961) y Ha estallado la paz (1966), trilogía perfecta de José María Gironella Pous (Darnius, Gerona, 31 de diciembre de 1917-Arenys de Mar, provincia de Barcelona, 3 de enero de 2003), Tres días de julio (1967) de Luis Romero (Barcelona, 1916-4 de febrero de 2009), La ciudad de los prodigios (1986) de Eduardo Mendoza (Barcelona, 11 de enero de *1943), La familia de Pascual Duarte (1942), San Camilo 1936 (1969), Oficio de tinieblas 5 (1973) o bien  Mazurca para dos muertos (1983) de Camilo José Cela[10] (Iria Flavia, Padrón, La Coruña, 11 de mayo de 1916-Madrid, 17 de enero de 2002); sin olvidar libros claves como Autobiografía de Federico Sánchez (1977) o Federico Sánchez se despide de ustedes (1993) de Jorge Semprún[11] (Madrid, 10 de diciembre de 1923–París, 7 de junio de 2011) y evidentemente los del gran maestro moderno (aunque prematuramente muerto) Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, España, 14 de junio de 1939-Bangkok, Tailandia, 18 de octubre de 2003) y sus grandes libros: Asesinato en el Comité Central (1981), Crónica sentimental de la transición (1985), Los demonios familiares de Franco (1987), Galíndez (1990), Autobiografía del general Franco (1992), Sabotaje olímpico (1993), Pasionaria y los siete enanitos (1995), La aznaridad (2003), etc.[12]; sin olvidar unas Herrumbrosas lanzas (1998) de Juan Benet Goitia (Madrid, 7 de octubre de 1927-5 de enero de 1993) a quien por última vez encontramos y conversamos con él en las Caballerizas de la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo) de Santander. Buen viaje Juan.

3.1.1. ¿Fernando Aramburu Irigoyen?

Por esta razón cuando supimos de la publicación del libro titulado Patria[13], con un título tan rimbombante y sonoro e incluso con sombras nacionalistas (su autor un vasco) nos interesamos por saber quién era y es su autor y aprendimos que Fernando Aramburu Irigoyen (San Sebastián, *1959) es un poeta, narrador y ensayista español. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza (1982). Participó en San Sebastián, su ciudad natal, en la fundación del Grupo CLOC de Arte y Desarte, que entre 1978 y 1981 editó una revista e intervino en la vida cultural del País Vasco, Navarra y Madrid con propuestas de índole surrealista y acciones de todo tipo caracterizadas por una mezcla particular de poesía, contracultura y sentido del humor. Desde 1985 reside en Alemania, donde ha impartido clases de lengua española a descendientes de emigrantes. 

En 2009 abandonó la docencia para dedicarse exclusivamente a la creación literaria. En 1996 publicó Fuegos con limón, novela basada en sus experiencias juveniles con el Grupo CLOC (según Aramburu: «el ruido que hacen los garbanzos cuando caen desde un octavo piso sobre las cabezas huecas de los transeúntes»). Ganó el Premio Tusquets de Novela en 2011 por Años lentos. Sus libros han sido traducidos a diversos idiomas. Colabora con frecuencia en la prensa española. En 2016, publicó la novela Patria, que supuso un éxito de crítica y público y por el que obtuvo en 2017, el Premio de la Crítica, el Premio Nacional de Literatura, y el Premio Francisco Umbral al Libro del Año. También ha cultivado el género del aforismo, especialmente en las páginas del diario El País. Félix Viscarret adaptó al cine la novela El trompetista del Utopía con el título de Bajo las estrellas (2007). Esta película ganó dos Premios Goya. 

La novela Patria se convertirá en serie televisiva. Su obra se divide en varios géneros y pueden presentarse VII grupos del modo siguiente: I) Novelas: Fuegos con limón (1996), Trilogía de Antíbula: 1) Los ojos vacíos (2000), 2)  Bami sin sombra (2005) 3) La gran Marivián (2013), El trompetista del Utopía (2003),  Viaje con Clara por Alemania (2010), Años lentos (2012), Ávidas pretensiones (2014) y Patria (2016); II) Libros de cuentos: No ser no duele (1997), El artista y su cadáver (2002: textos breves de contenido diverso, bromas surrealistas y microrrelatos), Los peces de la amargura (2006: relatos centrados en las víctimas del terrorismo de ETA), El vigilante del fiordo (2011); III) Ensayos: Las letras entornadas (2015); IV) Narrativa infantil: El ladrón de ladrillos (1998: cuento), Mariluz y los niños voladores (2003: cuento), Vida de un piojo llamado Matías (2004: novela), Mariluz y sus extrañas aventuras (2013: tres cuentos); V) Poesía: El librillo (1981: poemas para niños), Ave Sombra/Itzal Hegazti (1981: edición bilingüe español/euskera), Bruma y conciencia/Lambroa eta kontzientzia (1977-1990) (1993: edición bilingüe español/euskera), El librillo (1995: poemas para niños), Yo quisiera llover (2010: selección de poemas por Juan Manuel Díaz de Guereñu); VI) Traducciones: El brezal de Brand de Arno Schmidt (2006), Montauk de Max Frisch (2006), Obras completas de Wolfgang Borchert (2007), Hermanos de sangre de Ernst Haffner (2015), La matanza de Rechnitz. Historia de mi familia de Sacha Batthyany (2017); y VII) Libros colectivos: Nocturnario (2016: libro colectivo con collages de Ángel Olgoso en el que 101 escritores hispanoamericanos aportaron un texto para acompañar cada una de las imágenes. 

Los Premios que ha obtenido hasta el 2017 son los siguientes: Premio Ramón Gómez de la Serna 1997, Premio Euskadi 2001, Premio Mario Vargas Llosa NH (por Los peces de la amargura) 2007, Premio Dulce Chacón (por Los peces de la amargura) 2007, Premio Real Academia Española (por Los peces de la amargura) 2008, Premio Tusquets de Novela (por Años lentos) 2011, Premio de los libreros de Madrid (por Años lentos) 2012, Premio Biblioteca Breve (por Ávidas pretensiones) 2014,  Premio Ramón Rubia (por Patria) 2016, Premio Francisco Umbral al Libro del Año al libro del año (por Patria) 2017, Premio de la Crítica (por Patria) 2017,  Premio del Club Internacional de la Prensa (por Patria) 2017,  Premio Euskadi de Literatura en castellano (por Patria) 2017, Premio Nacional de Narrativa (por Patria) 2017.

3.1.2. ¿Qué cuenta Patria?

La sinopsis editorial que realiza Tusquets para presentar este libro dice: «El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? 

Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político».

Libro sobre el que cuenta (chismorrea) Miriam Beizana en su «“Patria”, de Fernando Aramburu»[14] (respetamos su escritua): «Título: Patria. Autor: Fernando Aramburu. Género: Narrativa. Fecha de su composición: 2016. Edición: 1ª Ed. Tapa Blanda. Editorial: Tusquets. Número de páginas: 650. Era de lágrima fácil aquel hombre, y aunque las fotos no lloran, yo ya me entiendo. (…). Patria nos habla de una época oscura en la historia del mundo. O más bien, de cómo dos familias vivieron el terrorismo de ETA desde dos perspectivas diferentes. 

Bittori visita muy a menudo la tumba de su marido el Txato. Miren acude a la cárcel (otra tumba, tal vez) a ver a su hijo Joxe Mari que formó parte de la lucha armada por la liberación de Euskal Herria. Mientras tanto, las respectivas familias se envuelven entre el pasado que las llevó hasta ese punto y el futuro que no es demasiado esclarecedor. Porque sí, Bittori y Miren eran inseparables. Y el Txato y Joxian (padre del terrorista, marido de Miren) eran uña y carne. Pero un disparo en un día lluvioso ha quebrado mucho más que el cráneo de un hombre. Ha quebrado sus vidas enteras. 

Tienes que leer Patria. Es un libro sobre la ETA. En realidad esa descripción no es cierta. Patria es una novela que abarca demasiado para poder resumirlo. Tal vez sea una de las obras más difíciles de reseñar de las que he leído durante este año. Pero me la recomendaron hasta la saciedad, las críticas las elogiaban, era el gran fenómeno literario, una obra de culto. Recuerdo que lo cogí recelosa, con cierta pereza. Lo abrí y leí el primer párrafo. Y entendí por qué maravillaba tanto: „Ahí va la pobre, a romperse con él. Lo mismo que se rompe una ola en las rocas. Un poco de espuma y adiós. ¿No ve que ni siquiera se toma la molestia de abrirle la puerta? Sometida, más que sometida“. Es en esa sencillez, en esa sutileza tan compleja, donde reside el encanto, la magia y la grandiosidad de Patria

En esto y en mucho más. Porque entre sus más de seiscientas páginas he perdido la fe en la humanidad millones de veces, para volver a recuperarla al capítulo siguiente. Es un vaivén de verdades como puños, de hipocresía, del grito de un pueblo que luchaba por liberarse de los que decían llamarse liberadores. Mas no nos equivoquemos: no todo es tan sencillo, nadie tiene la razón absoluta. Hay dolor en todas partes, y razones de peso también. Casi podríamos decir que no sabemos nada de lo que significaba ese conflicto vasco (como si no fuera nuestro propio conflicto).

 Tampoco el libro de Fernando Aramburu nos esclarecerá todo el camino, pero sí una gran parte. Lo que más puede llegar a impactar es el tipo de narrativa. Está escrito desde los puntos de vista de los diferentes personajes (muchos personajes, muchas historias, muchas vidas, tantas ‘Patrias’) entremezclando la primera y la tercera persona, tropezándonos con diálogos en cursiva, con expresiones coloquiales que rompen la armonía. Está plagado de honradez. Sí, llamémosle honradez. Palabras. No hay manera de quitárselas de encima. No le dejan a una estar verdaderamente sola. Plaga de bichos molestos, oye. Debería abrir las ventanas de par en par para que salgan a la calle las palabras, los lamentos, las viejas conversaciones triste atrapadas entre los tabiques del piso deshabitado. „—Te recuerdo que mi cuñado tiene nombre. —No lo trago.    —Enrique, si no te importa. —Para mí se llama Nolotrago“. 

Unido a esto, nos encontramos con una estructura totalmente rota. El tratamiento del tiempo no tiene un orden aparente, es caótico. Casi sabemos desde un primer momento lo que ha sucedido: que el Txato, el marido de Bittori, el padre de Xabier y Nerea, ha sido asesinado por la ETA. Que Miren, la mujer de Joxian, el mejor amigo del Txato, cuida a su hija Arantxa que se ha quedado en una silla de ruedas y apenas puede moverse, que su hijo Gorka ya no vive en el pueblo, que su hijo mayor Joxe Mari está en la cárcel por terrorista. Y qué orgullo, y qué fuerza, y qué coraje. 

Miren, aquella mujer que hablaba en español y asistía a misa, tan solo defenderá el euskera y a la ETA como víctima en lugar de verdugos. Pero de pronto Joxe Mari todavía no está en prisión. Es libre y va a las manifestaciones y hace algunas pintadas. Nerea se va a Londres con su marido para intentar salvar su matrimonio. Arantxa también es libre de su cuerpo y se va de vacaciones con su hija a Mallorca. Y el Txato todavía no ha muerto, pero recibe amenazas de ETA y el pueblo le responde con silencio. 

ETA, organización armada para la revolución vasca, se dirige a usted para reclamarle la entrega de veinticinco millones de pesetas en concepto de aportación al mantenimiento de la estructura armada necesaria en el proceso revolucionario vasco hasta la independencia y el socialismo. De acuerdo con los datos reunidos por los servicios de información de la organización, etc. A unos les salen los hijos terroristas. A mí me ha salido médico. 

Entonces, Joxe Mari es un héroe para muchos porque ser terrorista es tener valor. Su madre, Miren, está orgullosa. El pueblo, los vecinos, la apoyan, la ayudan, le dan dinero, le regalan algunas manzanas y verduras de más en el mercado. Joxian, en cambio, no comparte la alegría por tener a su primogénito en la ETA. Arantxa lo repudia, pero en su minusvalía su poder de denuncia es muy limitado. Bittori, en cambio, la viuda, a la que le han arrebatado todo, debe irse del pueblo porque incomoda, porque es peligrosa, porque le han matado a su marido pero la culpa es suya. 

Una familia que se sienta a cenar atrofiada por la vergüenza de tener un hijo homosexual. No podías ser como tu hermano, que lucha, que está en la ETA, que nos enorgullece. Xabier, el hijo del Txato, médico, que tiene que atender las heridas que los terroristas (esos que mataron a su madre) sufren de la mano de las autoridades. Hay silencio. Los verdugos se convierten en mártires. Pero no, no hay ni siquiera libertad para llorar a los muertos. Tú tienes tu cárcel, yo tengo la mía. La mía es mi cuerpo. Me ha caído cadena perpetua. Tú saldrás un día de tu cárcel. No sabemos cuándo, pero saldrás. Yo no saldré nunca de la mía. Hay otra diferencia entre tú y yo. Tú estás allí por lo que hiciste. En cambio, ¿qué he hecho yo para merecer mi condena? 

Vidas, vidas, vidas. Sentimientos. Desgarradores. Furia, desesperanza e incomprensión. La verdad de un pasado que derrumbó los cimientos de cientos de miles de familias. Patria es una radiografía fascinante y única, plagada de matices, de ideas, de crítica social, de costumbrismo. Sí, Patria habla sobre la ETA. Pero también sobre ser madres, sobre ser madres, sobre la enfermedad, sobre la juventud, sobre la literatura, sobre la homosexualidad, sobre los gatos, sobre la Iglesia y sobre dos familias que paseaban juntas comiendo polos de helado al escaso sol del pueblo. Un pueblo que, años después, sería su mismo infierno. Por favor, leedla. Porque por este tipo de novelas existe y existirá siempre el amor por la literatura. Es imprescindible. „—Tú lee todo lo que puedas. Reúne cultura. Cuanta más, mejor. Para que no caigas al agujero en el que están cayendo muchos en este país.“»[15]

Es evidente que esta nota de presentación lectorial es muy superficial y subjetiva y que esta Miriam cuenta lo que ella sabe y comprende y es a esa dimensión que se limitan sus opiniones: algo para amigos y amiguetes y para comentar tomando el café. Pero es una nota. No anima a leer el libro, pero tal vez sí diga que existe.

Así que antes de seguir perdiendo el tiempo nos vamos a la pluma de un canario para ver algo de lo que cuenta (esperemos que haya leído a Agustín Espinosa,  sino ya sabe donde informarse) que se llama Juan Cruz en su «Premio Nacional de Narrativa: Fernando Aramburu, premio Nacional de Narrativa por ‘Patria’“. El jurado destaca de la obra galardonada la voluntad de escribir una novela global sobre unos años convulsos en el País vasco“»[16], un Cruz que sólo empezar se va por la anécdota; veamos: «Cuando lo buscaron para decirle que había ganado el Premio Nacional de Narrativa, Fernando Aramburu (San Sebastián 1959) andaba paseando con su perra Luna en Hannover, la ciudad alemana adonde se fue enamorado hace veinte años. 

A Luna la llamo/ó (pretérito) así su hija menor y ahora está delicada de una pata, tanto que el autor de Patria, la novela publicada por Tusquets con la que ha alcanzado este galardón, en lugar de pasearla, tiene que llevarla en brazos. Por eso no estaba en casa y tuvo que esperar más de la cuenta hasta saber que, casi por unanimidad, este libro que ya premiaron la crítica, el jurado del Umbral al libro del año, la prensa internacional e incluso el medio audiovisual (será la primera serie de HBO España), lo ha distinguido el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Patria es la historia metafórica de los años más oscuros de Euskadi, un libro centrado en un lugar simbólico de todos los sitios que sufrieron esas décadas de dolor. 

Con un estilo que prolonga Los peces de la amargura (2006), su libro de relatos sobre el mismo asunto, Aramburu aborda las raíces en las que se asientan el odio y la maldad sembradas por ETA como factor principal de las desgracias de cuya realidad se nutre esta importante ficción. Aramburu, que narra con la precisión que habla (¡soy de Donosti!“), dedicó más tiempo este mediodía a dolerse de la salud de su perra que a comentar el galardón. En su novela está esa precisión camusiana que la crítica reconoce en su estilo. Es difícil imaginar que cambie con los premios. 

Así que recibió la noticia, la celebró como algo grande y se alegro/ó [por favor acento: Vd. no es de Donosti] también por los libreros y por sus editores. Juan Cerezo, su editor, se llevó una alegría que, dijo Aramburu, se merece en lugar preferente». Ignoramos si el libro es bueno, regular o malo, pero después de lo que hemos leído y conociendo muy bien el tema de ETA imaginamos que nos quedaremos con las desganas. Eso sí, si tenemos tiempo, salud y ánimos, volveremos al Guggenheim de Bilbao, visitaremos La Concha de San Sebastián (las playas de Castro) y beberemos un Chacolí o txakolin.


4. Cierre

Gracias Sebastián por animarme e invitarme a escribir esta nota. Pero temo que a España no sólo le va mal en la política y economía, sino también en la cultura y sobre todo la literatura. Ahora comprendo que uno de los máximos poetas españoles de la actualidad me escribiera hace poco: El mundo editorial español -consecuencia de la crisis- es una catástrofe que puede llevarse muchas cosas por delante: entre ellas, la cultura y las colecciones de estudios y ensayos. (...). Un fuerte abrazo, Jaime”.



    [1] Recordemos que la abreviatura ETA significa Euskadi Ta Askatasuna —expresión en euskera traducible como «País Vasco y Libertad»—, que fue una organización terrorista nacionalista vasca que se proclamó independentista, abertzale, socialista y revolucionaria. Actualmente está inactiva tras el anuncio del «cese de su actividad armada» en 2011. Desde la creación de la primera ETA han existido diferentes organizaciones con el mismo nombre surgidas como resultado de diversas escisiones, coexistiendo en varias ocasiones algunas de ellas. Sus objetivos prioritarios eran la independencia de Euskal Herria de España y Francia y la construcción de un Estado socialista; y para alcanzarlos utilizaron el asesinato, el secuestro, el terrorismo y la extorsión económica tanto en España como, ocasionalmente, en Francia, en lo que denominan «lucha armada». Fundada en 1958, durante la dictadura franquista, tras la expulsión de miembros de las juventudes del Partido Nacionalista Vasco (PNV), cometió su primera acción violenta en julio de 1961. Inicialmente, contó con el apoyo de parte de la población, al ser considerada una más de las organizaciones opuestas al régimen. Tras el proceso democratizador iniciado en 1977, al cual una parte no se incorporó, fue perdiendo apoyos públicos. Sus actos fueron condenados y calificados de terroristas por la inmensa mayoría de las fuerzas políticas y sociales desde la aprobación del Estatuto de Gernika en 1979 hasta la actualidad.
    [2] Cristóbal Zaragoza (Villajoyosa, Alicante, 4 de marzo de 1923-Orba, Alicante 25 de febrero de 1999): Y Dios en la última playa, (Barcelona, 1981). Editorial Planeta. Libro que estudiamos y analizamos en nuestro Las Perspectivas Narrativas. Teoría y Metodología, (Kassel, 1988). Edition Reichenberger y asimismo en Introducción al análisis narratológico: «El Fugitivo» de A. Faus, (Kassel, 1995). Edition Reichenberger.
    [3] Ángel Díaz Arenas (Santander, *1937): Agustín Espinosa: El primer Surrealista Español (Vida, destino y obra), (Vigo, 2015). Editorial Academia del Hispanismo.
    [4] Leamos a Juan Cruz en su «Destierro en Fuerteventura» [en: El País. Cultura, (Madrid, 22 de abril de 2016)], escrito cuyas primeras frases dicen escuetamente: «El siglo XX fue cruel con Unamuno. Fue desterrado (de Salamanca a la isla canaria de Fuerteventura, en 1924), por la dictadura de Primo de Rivera. Fue desposeído del rectorado de Salamanca por la República de Azaña, a la que zahirió. En 1936 Franco lo sedujo; pero luego, cuando el viejo rector se enfrentó a Millán Astray y éste despreció su inteligencia, el vasco que siempre estuvo contra esto y aquello, contra “los hunos y los hotros”, se quedó solo y perseguido hasta por la muerte. El último día del 36 lo oyó respirar por última vez».
    [5] Bruno Pérez Alemán: Las agonías insulares de Miguel de Unamuno, (Madrid, 2010). Anroart Ediciones.
    [6] Véase la entrevista que me realizó en el mes de mayo de 2017 en el „Club Jandía Princess Resort“ de Jandía, cuyo título dice «Interiorizando con Angel Diaz Arenas», en: YouTube, (Fuerteventura, Puerto Rosario, 2017). https://www.youtube.com/watch?v=oPGaOWJbNKA.
    [7] Sebastián Martín Yánez: Sentimientos bajo la Piel, (Puerto del Rosario, 2017). Archivo General Insular de Fuerteventura. Servicio de Publicaciones.
    [8] Ángel Díaz Arenas: «Sebastián José Martín Yánez: Sentimientos bajo la Piel», en: Fuerteventura Digital y Noticanarias, (Fuerteventura, Puerto Rosario, jueves 15 de febrero de 2018). Fuerteventura Digital: http://www.fuerteventuradigital.net/2018/02/critica-al-libro-sentimientos-bajo-la.html y Noticanarias: http://www.noticanarias.com/critica-al-libro-sentimientos-bajo-la-piel-de-sebastian-jo se-martin-yanez/.
    [9] Sebastian Martin: Fuerteventura.- Aramburu en ‘El escritor y tú’ reúne a numeroso público interesado por la novela ‘Patria’“, en: Fuerteventura Digital, (Fuerteventura, Puerto Rosario, miércoles 22 de marzo de 2017): 20.00 horas. www.noticanarias.com›Inicio›Fuerteventura.
    [10] Véanse sus Teoría y Práctica Semiótica: I: Revisión Interdisciplinaria y II: Aproximación pragmática a la obra de Camilo José Cela, (Kassel, 1990). Edition Reichenberger, «De “Pascual Duarte” a “Madera de boj”. Catorce pasos hacia la modernización de la novela (I)», en: Anuario de Estudios Celianos 2008-2009, (Madrid, 2010), págs. 7-107. Fundación Camilo José Cela y Universidad Camilo José Cela, sin olvidar su final Camilo José Cela y su novelística: de “Pascual Duarte” a “Madera de Boj”. Catorce pasos hacia la modernización de la novela), (Frankfurt am Main, 2017). Peter Lang Edition.
    [11] Consúltense nuestros «Que nos quiten lo bailado». Textos, vivencias y experiencias en la obra de Jorge Semprún, (Berlín, 2009). edition tranvía y Fin de ‘El largo viaje’ de Jorge Semprún: Vida, obra, méritos, familia, Santander, exilio, textos, premios, lenguas y voces, (Frankfurt am Main, 2016). Peter Lang Edition.
    [12] Véanse nuestros libros Introducción a la lectura de la obra narrativa de Manuel Vázquez Montalbán, (Kassel, 1995). Edition Reichenberger, Quién es Quién en la obra narrativa de Manuel Vázquez Montalbán, (Kassel, 1997). Edition Reichenberger y La nueva fisiología del gusto (según Vázquez Montalbán): Paseo gastronómico de la mano de Pepe Carvalho, Sánchez Bolín y Biscuter, (Madrid, 2017). Editorial Verbum.
    [13] Fernando Aramburu Irigoyen: Patria, (Barcelona, 2016). Tusquets Editores.
    [14] Miriam Beizana: «“Patria”, de Fernando Aramburu», en: La Librería, (Madrid,  6 junio de 2017). Libro que ya ha sido traducido al alemán conservando el mismo título: Patria, (Berlin, 2017). Versión  alemana de Willi Zurbrüggen. Rowohlt Verlag.
    [15] El interesado puede leer sobre él a María Prieto/Ivonne Marschall: «Viele offene Wunden», en: Abendzeitung, (Múnich, viernes 19.1.2018), pág. 28.
    [16] Juan Cruz (Puerto de la Cruz, Tenerife, 27 de septiembre de *1948):  «Premio Nacional de Narrativa: Fernando Aramburu, premio Nacional de Narrativa por ‘Patria’“. El jurado destaca de la obra galardonada la voluntad de escribir una novela global sobre unos años convulsos en el País vasco“», en: El País. Cultura, (Madrid, 17 de octubre de 2017).

Comentarios

.