Las Huellas Oscuras de las Elecciones Alemanas



Por Isidoros Karderinis*
              
Las elecciones del 24 de septiembre de 2017 en Alemania, debido a la importancia política, económica e histórica específica de este país, han sido indudablemente el centro del interés internacional y europeo. Los resultados fueron marcados por la victoria, incluso a tasas reducidas del 33 por ciento de la Unión Cristiana CDU / CSU bajo la dirección de la Canciller Angela Merkel, mientras que en las elecciones federales del año 2013 esta tasa fue del 41,5 por ciento, la retirada al 20,5 por ciento del 25,7 por ciento en 2013 del SPD del Partido Socialdemócrata por Martin Schulz, sino también por la entrada en el Parlamento Federal del Partido AfD, la extrema derecha más peligrosa en Europa debido al tamaño de Alemania y los dramáticos acontecimientos históricos que han marcado indeleblemente el siglo XX.

Los alemanes, es más que obvio, están agradecidos a la canciller Merkel por su bienestar, por su alto nivel de vida comparado con otros pueblos europeos, por la eficaz lucha contra el desempleo, que está en un nivel históricamente bajo sólo el 3,9% de la población activa y, por supuesto, los excedentes presupuestarios. Por todas estas razones, le dieron un cuarto mandato en la Cancillería, que sólo fue sucedido por Konrad Adenauer, reformador de Alemania de la posguerra, y Helmut Kohl, el padre de la unificación de Alemania.

Sin embargo, por otro lado, la victoria de la canciller Merkel y la formación del gobierno con todos los posibles socios significa obviamente seguir la política de extrema austeridad y fiel aplicación de las normas “sagradas” de la disciplina presupuestaria, porque esto sirve abiertamente a Alemania. Sin embargo, la aplicación de esta política desde hace años ya ha provocado la fatiga y el agotamiento de los países del sur de Europa, y especialmente de la Hellas, y con el tiempo, por el determinismo matemático, pondrá en peligro de colapso de todo el proyecto europeo.

Al mismo tiempo, el acontecimiento de alto perfil histórico sin precedentes, el 12,6%, de la extrema derecha, xenófoba y anti-inmigración AfD, que por primera vez logró no sólo entrar al Parlamento Federal, sino también convirtiéndose en el tercer partido a nivel pan-alemán y el segundo en los estados federales del Este, es una huella particularmente sombría de las elecciones alemanas y refuerza considerablemente a los populistas ya los extremistas de derecha en todo el continente europeo. Nunca después de la segunda guerra mundial y el colapso del régimen nazi en 1945 había pasado algo similar, que es indudablemente un paso negativo en la historia alemana.

Cabe señalar que en las elecciones de septiembre de 2013 la Alternative für Deutschland (AfD), creada en el mismo año como reacción de algunos de los alemanes contra los países de Europa meridional, había recogido el 4,7% y no había entrado en el Parlamento. Pero por su entrada en el parlamento, el duro y xenófobo Partido AfD, que para muchos es considerado un auténtico heredero del nazismo, está bajo presión para presionar a la Canciller Angela Merkel para que cambie el carácter liberal y el enfoque democrático de la inmigración, del terrorismo y de la seguridad, como la política de fronteras abiertas, que llevó a la entrada de muchos refugiados e inmigrantes en Alemania en septiembre de 2015. 

Por supuesto, esta política no está esencialmente guiada por la filantropía, sino que se basa en el interés de Alemania porque el país necesita medio millón de inmigrantes cada año para seguir existiendo como una potencia económica  así como ser capaz de apoyar eficazmente su sistema social.

La comparación realizada por la copresidenta de la AfD Frauke Petry durante uno de sus discursos en Stuttgart, las empresas que incorporan inmigrantes con compost, su posición sobre la vigilancia de las fronteras alemanas por el derecho a disparar a cualquier refugiado o inmigrante que intente pasar ilegalmente, sino también la declaración del otro copresidente de la AfD, Alexander Gauland, unos días antes del Euro 2016 para el gran negro jugador de fútbol alemán-ghanés del Bayern y de la Selección Alemana, Jérôme Boateng, “El mundo lo considera un buen jugador, pero no lo quiere por vecino”, demuestran con la forma más clara de que este partido heredó las miserables tradiciones de la raza aria de los batallones de asalto del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes de Adolf Hitler de la década de 1930.

¿Cuál es la razón, sin embargo, de este desenfrenado ascenso de este partido político racista que quiere, entre otras cosas, cambiar la actitud de Alemania para detener la manifestación del remordimientos por los horribles crímenes cometidos por los nazis? Ciertamente una causa clave es la crisis de los refugiados y la migración, que ahora ha asumido proporciones enormes y que prueba a los países europeos y por supuesto a Alemania. 

En este territorio de streaming de refugiados e inmigrantes, en lugar de ser construido a partir de los países desarrollados una política democrática y progresiva de refugiados y de inmigrantes que demuestra la compasión y la solidaridad, crecer de las flores de punta del mal y triunfar la política y la retórica fascista e inhumano de odio contra los perseguidos y desafortunado que abandonaron sus hogares en las circunstancias más trágicas, buscando la luz lejos de la oscuridad horrible y mortal de la guerra y la pobreza extrema, sino también la esperanza de un futuro mejor y más pacifique.

Una otra razón importante para el rápido ascenso del partido de extrema derecha AfD es el alto uso por los administradores de este partido político  de los incidentes terroristas islámicos y de los casos de delitos que atribuyen a la afluencia de refugiados e inmigrantes de países musulmanes. Así que en la primera oportunidad durante la campaña electoral, reavivan los recuerdos de la matanza en el mercado de Navidad en Berlín y el asalto sexual contra mujeres jóvenes alemanes de inmigrantes árabes durante el primer día del nuevo año 2016 el Cologne.

Finalmente, el esperma de los vistas extremas y xenófobas se incubó como el nuevo “huevo de serpiente” mucho mejor en las sociedades del bienestar del Norte que se sienten amenazados por los “pobres” del Sur, a quienes han cargado con varios estereotipos negativos, y por supuesto, los refugiados y inmigrantes.

En conclusión, las huellas de las elecciones alemanas están oscuras para los países problemáticos déficit del sur de Europa, desde la política alemana de austeridad dura no va a cambiar por lo menos, y tambien por los ciudadanos democráticos de Alemania y de toda Europa que miran con temor y frialdad la invasión de pesadilla de los partidos políticos fascistas, racistas y xenófobas.


Sobre el autor*

Isidoros Karderinis nació en Atenas, Grecia, en 1967.  Es novelista, poeta y columnista. Ha estudiado ciencias económicas y ha completado estudios de postgrado en economía turística. Sus artículos han sido republicados en periódicos, revistas y sitios en todo el mundo. Sus poemas han sido traducidos en Inglés, Español y Francés y han sido publicados en revistas literarias y en páginas literarias de los periódicos. Ha publicado siete libros de poesía y dos novelas. Cinco de estos han sido publicados en Estados Unidos y en Gran Bretaña.

Elementos personales


Facebook: Karderinis Isidoros
Twitter: isidoros karderinis


.