Publicación Libro "Mas Allá de los signos" , Homenaje a Jaime Siles " de Ángel Díaz Arenas



Presentación del libro y del poeta Jaime Siles  por  Ángel Díaz Arenas

Con motivo del recital que el poeta Jaime Siles fue invitado a recitar y leer en el Instituto Cervantes de Viena el jueves 14 de abril de 2011, es decir, dos días antes de cumplir sus 60 años el sábado 16, nos encontramos en un restaurante italiano de dicha capital austriaca cuatro personas: Carmen de Lastra, Montserrat Cervera, Jaime Siles y un servidor (invitado a presentar al poeta y moderar el acto). 

La cuestión es que una vez ida Carmen, debido a que tenía que preparar un viaje para un congreso en Santiago de Compostela, nos quedamos de amable y española tertulia Montse, Jaime y Ángel y durante esta larga y animada velada -plena de recuerdos, alegría e intereses comunes-, LA POESÍA, el que escribe estas palabras dijo y esto sin asomo de mala intención: «¡Jaimes, es que los poetas vivís demasiado!» Jaime me miró con asombro y, después de meditar brevemente, asintió: «Tienes razón Ángel». 

Y además añadió: «Lo que acabas de decir es muy bueno». Y seguí comentando (sin precisar edades): «Recuérdate de Espronceda (32 años), de Bécquer (44), etc. Y ahora mira hacia Gil de Biedma (61), Colinas (*1946), Carnero (*1947), etc. Y veamos un caso extremo en esta línea, y sobre todo con el ritmo de vida que él llevaba, el de Pepe Hierro (80). Y sumemos a esta tragedia los nombres de García Lorca (38), Miguel Hernández (32) y un sinfin de etcéteras. Y creo que añadí para «rizar el rizo»: «Lo que quiere decir que la poesía está pletórica de salud y vida. Los tísicos ya no existen...» Y ahora veamos un caso actual y circunstanciado de alguien que escribió en su juventud algo de poesía comprometida o «política», como él mismo dice, y que sí ha destacado en el mundo de la novela testimonio, Jorge Semprún, fallecido el martes 7 de junio de 2011 a la casi edad de 88 años. Es evidente que el escrito presente en estas páginas no estaba previsto y ni siquiera pensado. Pero incluso el mismo Jaime Siles opinó, con motivo de una lectura previa que de él hizo, y me escribió (e-mail: 2.06.2010): «Querido Ángel: he leido tu amplio trabajo sobre mí, que te agradezco... » Pero como dicho, el texto no estaba pensado y tampoco programado como publicación autónoma. Es más, en las líneas finales de mi libro, Evolución poética de Jaime Siles, escribí en su página 392:

Con estas palabras llegamos al final de este libro y a una larga dedicación a la obra de Jaime Siles.
Jaime, creo que ha llegado el momento de despedirnos. Éste es un adiós a tu obra poética y un Auf  Wiedersehen al amigo de siempre y para siempre. Seguiré siendo tu lector atento e incondicional de tu obra pasada, presente y futura, pero escribir sobre ella ya no lo haré con esta dedicación y en esta dimensión, sobre todo porque tu obra es futura. De tanto ‘perder’ ya hay poco que ‘perder’. Y ‘perder’ lo que todavía no se posee es mucho ‘perder’. ¡Adiós! Y ¡Auf Wiedersehen!



Como canto final de «cisne» conviene leer las emotivas y sentidas palabras que la «Presentadora» de dicho texto, Irma Emiolozzi, redactó desde su lejana patria chica o grande (si tenemos en cuenta la dimensión de la pampa argentina) para llenarse de adioses y reminiscencias. Ahora bien, fui a Viena para presentar y moderar el recital de dicho poeta y en el par de días que estuvimos viendo exposiciones, asistiendo a recepciones y caminando por las calles de una Viena inundada en lluvia, hablamos de muchas cosas y sobre todo de recuerdos lejanos y particularmente del memento en que nos conocimos, cuyas palabras cierran el acto de presentación que hice de Jaime Siles en la bella Biblioteca (a la que proyecta ceder una parte de la suya) del Instituto Cervantes de Viena el 16 de abril de 2011 hacia las 19 horas y que titulé y titulo «Viena y Machado en el pasado» y éstas dicen:

                     Pero antes de cerrar definitivamente esta breve presentación el que dice estas palabras recuerda exactamente un sábado 2 de marzo de 1985 en el que acudió a Viena y fue acogido por el Director de aquel momento del Instituto Español de Cultura (Goldeggasse 7) para hablar ni nada más ni nada menos que de la “Autoría del Autor y de la Lectoría del Lector en el poema «Retrato» de Antonio Machado”. Y esto sabiendo y conociendo la posición estética de rechazo que casi todos los «novísimos» sentían por la obra del poeta fallecido en Collioure.

                     Pero para negar algo hay que conocerlo y eso «me curaba de males» y YO SÉ que Jaime Siles sí ha leído y muy bien la obra de Antonio Machado. Recuerdo palabras dichas para la revista Al Norte del Instituto Cervantes de Bremen.

                     Ése fue nuestro primer encuentro y Jaime quiero agradecerte y expresarte mis gracias más sinceras por haberme invitado y esto te lo repito hoy jueves 14 de abril de 2011, es decir, 26 años después. Aquel día muy pasado tú eras el anfitrión y yo el invitado. Hoy somos ambos invitados. Pero EN AQUELLOS TIEMPOS TODOS ÉRAMOS JÓVENES Y EL MUNDO NOS PERTENECÍA. 

Gracias


            Lo importante de este nuestro nuevo escrito radica en una ampliación informativa y también de algún modo sentimental, debido a que en él dedicaremos espacio a transcribir dedicatorias, cartas, correos y otros documentos y datos que, aunque aparentemente irrelevantes, contextúan la producción y recepción de un texto. Y además ofrecen pistas para que los estudiosos futuros y fuera de época tengan una visión de las producciones pasadas de un poeta joven que va madurando en la vida y en la obra y cómo éstas funcionaban. «rizar el rizo»: Al interesado al estudio de Jaime Siles nos permitimos aconsejar leer el artículo de Antón García-Fernández (The University of Tennessee at Martin, USA): Jaime Siles y los signos de la poesía, (Vigo, 18/02/2015). Crítica Bibliográphica. Editorial Academia del Hispanismo, cuyas primeras frases dicen: «En el volumen que nos ocupa, el profesor Ángel Díaz Arenas, docente de reconocido prestigio cuya actividad se ha desarrollado particularmente en el ámbito universitario germano y autor de una obra crítica notable y de indiscutible calidad, nos ofrece uno de los acercamientos a la vida y a la obra literaria del poeta valenciano Jaime Siles más completos y detallados que se han publicado hasta la fecha. 

Como deja entrever ya el propio título del libro, se trata de un homenaje al quehacer poético de Siles que nace de la admiración que el crítico siente hacia la obra del poeta, así como de la longeva amistad que une a ambos. Pero, como Jesús G. Maestro señala en el prólogo, no es este homenaje una mera hagiografía desprovista de significado, sino que el trabajo de Díaz Arenas debe ser alabado por el rigor científico de una lectura enraizada en la semiología y basada en los criterios objetivos del formalismo y del biografismo, que aquí se complementan mutuamente a la perfección».
Share on Google Plus

About Sebastian Martin

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment