Antonia Morera “la enfermera de Corralejo” recibió un merecido reconocimiento





El acto se llevó a cabo, en el Cabildo Insular, con motivo del Día Internacional de la Mujer

Dentro de los actos de conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el pasado martes se celebró en el Cabildo Insular un Acto Institucional, dónde se llevó a cabo un merecido homenaje a seis mujeres, una por cada municipio de la isla, en reconocimiento a sus aportaciones al conjunto de la sociedad insular.

En esta ocasión, la mujer de nuestro municipio que recibió el reconocimiento fue doña Antonia Morera, una señora nonagenaria muy conocida y apreciada en su pueblo, Corralejo.

La Corporación Municipal de La Oliva desea felicitar a Antonia y a sus familiares, agradeciendo su contribución a la comunidad vecinal.

DATOS BIOGRÁFICOS
Antonia Morera Rodríguez, “la enfermera de Corralejo”, nació el 17 de marzo de 1.922 en el norte de Fuerteventura. Su infancia transcurrió en la costa de Majanicho, lugar donde residían sus padres, junto a sus seis hermanos. Desde muy pequeña comenzó a trabajar, ayudando en las tareas domésticas y ejerciendo los oficios de pescadora, marisquera y ganadera, actividades a las que se dedicaba la familia para subsistir en aquellos difíciles tiempos de escasez y penurias.

Contrae matrimonio con el joven emprendedor, Vicente Estévez González, fruto del cual nacerán sus tres hijos: Hilario, María Brígida y Basilisa. La pareja, subsiste con la pesca y la ganadería, hasta que en 1.945, deciden abrir una tienda y se trasladan a Corralejo, por aquel entonces un pequeño y acogedor pueblo de marineros, rodeado por el jable y por el mar de La Bocaina.

El matrimonio comienza a trabajar, conjuntamente, en diversas actividades comerciales ya que, además de una tienda de ultramarinos y bar, se dedican a la venta de pescado hacia la isla de Tenerife y traen el despacho de bombonas de gas a Corralejo. Como era gente emprendedora y visionaria, detectaron la necesidad de transporte en un pueblo alejado de la capital como Corralejo. Vicente, obtiene el carnet de conducir en Tenerife y adquiere un camión de transporte, y posteriormente, el primer taxi del pueblo, conocido como “La Minerva” tal y como recuerdan las personas más mayores del lugar.

En un pueblo donde escaseaba lo más elemental, la solidaridad y ayuda entre los vecinos era una cualidad muy valorada, y en esas tareas voluntarias y altruistas Antonia fue un ejemplo. Como no había un servicio sanitario en Corralejo, las urgencias mas sencillas eran solventadas por algunas vecinas que ponían cariño y esmero en esas tareas.


Un percance familiar, la enfermedad de su marido, es la causa que convirtió a Antonia en una experta en la aplicación de inyecciones, tras unas breves prácticas con el médico residente en Puerto de Cabras, Gerardo Bustos. A partir de entonces, Antonia Morera ejerció de “enfermera” del pueblo, acercándose a las casa de sus vecinos convalecientes para administrarle los medicamentos inyectables que los médicos les recetaban.  Si el malestar era liviano, el enfermo se acercaba a su tienda donde pasaba muchísimas horas, sirviendo productos de primera necesidad y bombonas y, allí mismo, ella calentaba aquellas antiguas jeringas de vidrio y las agujas para inyectarle el tratamiento necesario. ¡A cualquier hora, cualquier día de la semana! 

La voluntad de Antonia para colaborar con sus vecinos no tenía límites. En muchas ocasiones actuó como ayudante de otra gran mujer de Corralejo, la partera, María Santana Figueroa. Ellas generaron vida, ayudaron al nacimiento de muchos niños y niñas del pueblo, hoy hombres y mujeres, que nacieron en un entorno con muchas carencias sanitarias, sin hospitales ni parteras profesionales.

Otra colaboración vecinal por la que es recordada es por su habilidad para quitar dientes de leche. Los niños se acercaban a su tienda, les abría la boca, les decía “mira que tengo aquí” y sin ellos darse cuenta, Antonia ya tenía la pieza dental en su mano porque a pesar de no ser titulada, ejerció de “enfermera” con gran habilidad y nunca cobró un céntimo por esos servicios.

A estas mujeres de Fuerteventura, que nunca daban la espalda a los problemas, por grandes que fuesen, hay que reconocerles también su gran valentía. Porque valiente es quien ante la carencia de recursos, en este caso sanitarios, de la necesidad hace virtud, y actúa con decisión ejerciendo un oficio que requiere preparación y destreza y que conlleva mucha responsabilidad si se comete algún error. Los inyectables no eran estériles como en la actualidad. Se desinfectaban con agua hervida y como las jeringas eran reutilizables, evidentemente había riesgo de contraer cualquier infección por mala esterilización o por la mezcla de los líquidos que sucesivamente se iban administrando a los pacientes.

Una efemérides como el Día Internacional de la Mujer es el entorno más adecuado para reconocer su labor a esta señora nonagenaria, trabajadora, solidaría y valiente, que ejerció de esposa, madre, enfermera, ayudante de partera, pastora, pescadora, mariscadora y comerciante.

¡Felicidades, Antonia Morera Rodríguez…y gracias por todo lo que nos has dado en tu dilatada vida!

Share on Google Plus

About Sebastian Martin

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment