¿Cuáles son los principales fraudes en la contratación de fibra óptica y cómo detectarlos?




La fibra óptica es el futuro. Seguro que hemos escuchado esta afirmación infinidad de veces. Si tenemos contratado un paquete que incluya Internet ADSL con cualquier compañía es muy probable que hayamos recibido como mínimo una llamada consultándonos si queremos cambiar nuestro plan a fibra óptica. De hecho, compañías como Movistar están migrando progresivamente los contratos de ADSL por los de fibra sin consultar con los clientes, pues han mantenido las mismas tarifas y se les ha informado de que la calidad de sus conexiones será mejor.

Entonces, si la fibra es mejor, ¿debemos darnos por satisfechos una vez hayamos formalizado un nuevo contrato o actualizado el que teníamos con ADSL? En absoluto, porque podemos encontrarnos con un servicio peor que el que teníamos antes del cambio. Una de las principales quejas de los clientes que han decidido contratar ofertas de fibra en Comparaiso o de forma directa con su compañía telefónica es que la velocidad real difiere bastante de la contratada. Para evitar que nos den gato por liebre, la mejor forma de detectar si tenemos una velocidad acorde a la que estamos pagando es realizar un test online. 

Es tan sencillo como escribir en el buscador “test de velocidad de fibra óptica” y nos aparecerá como resultado muchos enlaces de páginas web que nos ayudarán a detectar si la compañía nos está ofreciendo un servicio adecuado. Hay que recordar que es muy importante no tener abierto ningún programa de descarga, visionados en streaming, más pestañas en el navegador o cualquier otro software que necesite de conexión a internet. Si tras realizar el test comprobamos que la velocidad es más baja que la contratada deberemos llamar a la compañía telefónica para exponerles la situación.

Ya sabemos el nivel de presión por cumplir objetivos con el que trabajan determinados operadores de algunas compañías telefónicas. Esto hace que, de vez en cuando, escuchemos casos de particulares que han recibido una oferta por un servicio que acaban contratando y del que, al final, no pueden disfrutar. Navegando por foros de internet relacionados con la materia encontraremos a usuarios quejarse por haber contratado fibra óptica no existiendo la posibilidad real de tenerla al no estar aún implantada en su calle. 

Es decir, estas personas contratan fibra, pagan su cuota mensual como si la estuvieran disfrutando pero realmente lo que tienen es conexión por cobre. Para prevenir una mala praxis del comercial que nos haya propuesto el servicio, lo mejor es anotar en un papel todo lo que nos ha ofrecido, pedirle que nos deje pensarlo al menos unas horas y consultar en internet si esas tarifas y servicios son posibles. En las propias páginas web de las compañías se nos ofrece la posibilidad de chequear, introduciendo nuestro código postal, si en nuestro área se ha implantado ya la red de fibra óptica. Es un paso muy sencillo y nos evitará futuros problemas.

Ya sabemos que, como consumidores, muchas veces nos resulta casi imposible luchar contra el abuso de grandes compañías. Para tratar de no llegar a situaciones de indefensión por mala praxis, estar informados es el mejor arma del que podremos disponer.


Share on Google Plus

About Sebastian Martin

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment