Cabildo de Fuerteventura recuerda en un libro a sus diecinueve presidentes y corporaciones tras un Siglo








El Cabildo de Fuerteventura ha dado un nuevo paso dentro del programa de '100 años de Cabildos Insulares', con la presentación hoy del libro 'Presidentes del Cabildo de Fuerteventura. Perfiles Biográficos (1913 – 2013)'.


El actual presidente, Mario Cabrera, encabezó la presentación junto a la autora de la publicación, la historiadora y técnico del área de Cultura del Cabildo Inmaculada de Armas, encargada de realizar las biografías de los diecinueve presidentes que han dirigido la institución en estos cien años, así como de documentar fielmente la labor de todas las corporaciones, recopilando las fotografías y retratos de más de doscientos consejeros.

Estuvieron, además, acompañados de los ex presidentes vivos, Gerardo Mesa y José Juan Herrera –Guillermo Sánchez no pudo asistir por motivos de salud- y los familiares directos y descendientes de los fallecidos. Los pasillos de la Casa Palacio reunieron también, simbólicamente, a los diecinueve presidentes históricos, retratados en pintura como parte de una exposición.

Desde el año 2010 hasta ahora, el Cabildo ha coordinado un amplio programa de actividades en el ánimo de conmemorar el proceso que dio lugar al nacimiento de esta institución, comenzando con el Plebiscito promovido por Manuel Velázquez Cabrera en 1910, la promulgación de la conocida como Ley de Canalejas  o Ley de cabildos en 1912, o la constitución definitiva de la primera institución majorera el 16 de marzo de 1913, hace 101 años.

Mario Cabrera destacó en su discurso los logros de Fuerteventura, pues "es difícil encontrar un pueblo que en apenas cien años y partiendo de unas condiciones naturales muy complicadas haya conseguido no sólo salir adelante, sino convertirse en motor económico y crisol social ejemplar, superando adversidades como la sequía, la dependencia administrativa, la excesiva militarización, la estructura económica puerto franquista…".

El actual presidente reivindicó el trabajo "unido y colectivo de la sociedad majorera" como alternativa al discurso "de la Fuerteventura cenicienta y desgraciada, de la Fuerteventura menor", sin importar que esa lucha se presente "ante la administración, la militarización, las maniobras de la OTAN, las multinacionales petroleras o ante quienes desde fuera nos ignoran".

"La enseñanza que debemos extraer del trabajo de este siglo en la Isla, representado a través de estas corporaciones del Cabildo pero también de mucha más gente de distinta procedencia, es que lo importante no son los individuos, sino el colectivo".

"No se trata de un falso localismo o insularismo, pues el objetivo último de todos estos trabajos e investigaciones es una llamada de atención. Fuerteventura y sus gentes han sido un ejemplo, el fruto de una sociedad conformada por el trabajo de muchos, sus distintas formas de ser, su historia, sus capacidades y logros… De esta Fuerteventura que nuestros mayores han dejado, de quienes recogemos el testigo, debemos sentirnos muy orgullosos".

Mario Cabrera agradeció especialmente el trabajo de Inmaculada de Armas, como coordinadora de la publicación, así como al equipo de biógrafos que la han acompañado en este trabajo minucioso de localización de imágenes, de laboriosa documentación. También felicitó a los autores de los retratos, los jóvenes creadores majoreros Daylos Paniagua y Alejandro Gopar.

Inmaculada de Armas, por su parte, agradeció la implicación de historiadores y familiares directos de los presidentes para poder elaborar los perfiles biográficos y de los consejeros, de los encargados de la reproducción fotográfica, diseño y maquetación, del personal de los centros culturales y los ayuntamientos que han colaborado en la labor documental, así como a los compañeros de otros departamentos del Cabildo.

De Armas dirigió una mención especial al recientemente fallecido don Juan Antonio Franco Hormiga, autor de la biografía del presidente del Cabildo entre 1925 y 1930, don Francisco Medina Berriel, y un colaborador que "desde el principio acogió con entusiasmo este proyecto, aportó y aclaró ideas, recabó datos biográficos y fotografías que ilustran esta publicación".
 
Inmaculada de Armas describió la obra que ahora ve la luz como una publicación que "pretende  poner en valor a los protagonistas de una institución dinámica que durante estos cien años  ha cumplido el objetivo para el que fue ideada y creada: diseñar, dirigir y ejecutar planes destinados a mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la isla".

Desde este primer presidente, destacó, se inicia en Fuerteventura una lucha por " lograr la financiación necesaria para acometer planes que posibiliten la creación de comunicaciones, internas y externas; para implantar un sistema sanitario ausente en Fuerteventura; para alumbrar aguas, elemento imprescindible para extender la agricultura como principal medio económico de ese momento; para  instituir centros educativos, etc".

Reflexionó sobre las actuales demandas de los cabildos, que como "entidades públicas cualificadas, organizadas en torno a la federación canaria de islas, la Fecai, plantean la necesidad de avanzar en los medios de financiación (…). En los albores del siglo XXI, plantean una nueva ley de Cabildos, luchan por definir la financiación y las competencias, entendiendo que son el verdadero gobierno insular".  

Inma de Armas recordó en su intervención la convocatoria de la primera elección hace ahora 101 años, resultando elegido tras el escrutinio Juan Domínguez Peña, "el primer presidente del Cabildo de Fuerteventura,un hombre cuyos orígenes familiares se encuentran en el lugar de Las Casitas, término municipal de Tuineje".

Con él "comienza el recorrido de esta institución pública que hasta la actual presidencia de don Mario Cabrera González, ha ido logrando, con menor o mayor fortuna, que los ciudadanos de Fuerteventura obtengan los mismos derechos que el resto de los habitantes de las Islas Canarias", afirmó.

De Armas recordó la labor de Manuel Velázquez Cabrera, "uno de los principales precursores de la Ley de Cabildos Canarios" y personalidad de la época que "fundamenta su discurso en la premisa 'dar a cada uno lo suyo'; con ella construye su argumento hasta conseguir, con convicción y perspectiva política, una ley que permita que cada isla del archipiélago disponga de su propio gobierno, y, por lo tanto, de voz  y personalidad jurídica suficiente que  impulse un desarrollo propio, acorde a las peculiaridades de cada uno de los  territorios insulares".

Gerardo Mesa, como primer presidente electo en democracia, trasladó el orgullo que conlleva esa condición, señalando que "hoy en día hay mucha mayor cultura democrática, porque, para mí, mi primera experiencia fue en la toma de posesión". Recordó los inicios vocacionales de las corporaciones "pues en las dos primeras legislaturas ocupábamos nuestros cargos sin cobrar".

Destacó la labor del Cabildo en sus dos mandatos "al romper el acogotamiento de las mancomunidades, que inicialmente presidían las islas capitalinas", para conseguir desde entonces "una mejor distribución de los dineros teniendo en cuenta las necesidades, y no únicamente un criterio poblacional".

José Juan Herrera, por su parte, ofreció su visión de los cabildos "como instituciones señeras e históricas vinculadas a la isla", que en la etapa conocida por él "han recorrido un camino difícil, desde el inicio democrático con Gerardo mesa y su equipo, hasta dar el salto con la llegada de mas financiación y nuevas competencias. Es en aquel momento en que comienza la dualidad de corporaciones locales. No debemos peder de vista el marco competencias, con el cabildo como coordinador y los ayuntamientos como administraciones más cercanas a la población".




Perfiles biográficos de 19 presidentes / Acta de constitución


El acta de la sesión constitutiva del Cabildo el 16 de marzo de 1913

Aquella primera Corporación estuvo integrada por: el presidente don Juan Domínguez Peña; el vicepresidente don Isaac Negrín Umpiérrez y el síndico don Manuel Sánchez Évora. Y los consejeros don Hermenegildo González de León; don Miguel Velázquez Curbelo, don Secundino Alonso y Alonso; don Juan Salvador Marrero Cabrera; don Gumersindo Martel Cardona; don Manuel Morales García; don Domingo Peña Brito; don Matías López Hernández; y don Eustaquio Gopar Hernández.

 Nada más tomar posesión, don Juan Domínguez Peña propuso, según aparece recogido en actas, "consignar un voto de gracias a todos aquellos patricios que han contribuido a la implantación de la independencia administrativa de las Islas Canarias que se inaugura hoy con la constitución de los cabildos insulares".

Este reconocimiento se dirigía especialmente a don José Canalejas, promotor de la Ley de Cabildos; a don Francisco Pi y Arsuaga, que llevó a Cortes las reivindicaciones de las islas menores y a don Manuel Velázquez Cabrera, promotor del Plebiscito de 1910 que acabaría promoviendo la reforma administrativa que dio lugar al nacimiento de los cabildos insulares.


Los diecinueve presidentes

Los diecinueve presidentes que han dirigido el Cabildo de Fuerteventura, desde 1913 hasta ahora, han sido en el siguiente orden Juan Domínguez Peña, José Castañeyra Ravelo, Secundino Alonso Alonso, Casto Martínez Gallego, Francisco Medina Berriel, Lorenzo Castañeyra Schamann, Jerónimo Velázquez Curbelo, Francisco García Sanabria, Luis de San Pío Herrera Rodríguez, Manuel Sánchez Évora, Ramón Peñate Castañeyra, Roque Calero Fajardo, Guillermo Sánchez Velázquez, Santiago Hormiga Domínguez, Casto Martínez Soto, Gerardo Mesa Noda, José Juan Herrera Velázquez, Ildefonso Chacón Negrín y Mario Cabrera González.

Juan Domínguez Peña (1862 – 1933). Presidente del Cabildo desde 1913 a 1916. Emigró a Cuba muy joven y a su vuelta, fue interventor de inspector de Puertos Francos, juez municipal y procurador de los Tribunales de Partido, también interventor de la depositaría de Hacienda.

José Castañeyra Ravelo (1868 – 1930). Fue presidente del Cabildo desde 1916 a 1920. Comerciante y propietario agrícola, fue también concejal y alcalde de Puerto Cabras.

Secundino Alonso Alonso (1854 – 1924). Fue presidente del Cabildo desde 1920 hasta su muerte en 1924. Fue también concejal y alcalde de Puerto Cabras. Fue comerciante y propietario agrícola.

Casto Martínez Gallego (1854– 1930). Fue presidente del Cabildo de Fuerteventura desde 1924 a 1925. Se formó como ayudante de Obras Públicas estuvo destinado en La Coruña y Puerto Rico. Fue nombrado Hijo Adoptivo por el antiguo Ayuntamiento de Casillas del Ángel en 1902.

Francisco Medina Berriel (1889– 1960). Fue presidente del Cabildo desde 1925 a 1930. Comerciante y propietario agrícola, también regentaba el Hotel Fuerteventura durante la estancia en la isla de Miguel de Unamuno y Rodrigo Soriano.

Lorenzo Castañeyra Schamann (1898 – 1962). Fue presidente del Cabildo de 1930 a 1931 y de 1938 a 1955, también fue Procurador en Cortes y concejal del Ayuntamiento de Puerto Cabras. Recibió al general Franco durante su visita a la Isla en 1950.

Jerónimo Velázquez Curbelo (1904– 1935). Presidió el Cabildo de Fuerteventura de 1931 a 1933. Propietario agrícola, accedió al Cabildo como presidente de la Junta Gestora nombrada con la proclamación de la II República.

Francisco García Sanabria (1877 - 1955). Fue presidente del Cabildo de Fuerteventura de 1934 a 1936. También fue concejal del Ayuntamiento de Antigua, procurador síndico y miembro de la comisión de fomento y alcalde de Antigua.

Luis de San Pío Herrera Rodríguez (1896 - 1991). Fue presidente del Cabildo desde 1933 a 1934 y desde marzo a julio de 1936. Fue agrimensor y recaudador municipal y concejal en Antigua. Participó en la redacción del Estatuto Canario y tras el golpe de Estado de 1936 emigró a Uruguay, regresando en 1965 para establecerse en Santa Cruz de Tenerife.

Manuel Sánchez Évora (1878 - 1954). Fue presidente del Cabildo desde julio a noviembre de 1936, antes había sido concejal de Antigua y delegado del Gobierno en Fuerteventura. Su actividad profesional estuvo relacionada con la representación comercial.

Ramón Peñate Castañeyra (1904 - 1986). Fue presidente del Cabildo de Noviembre de 1936 a Marzo de 1938, antes había sido alcalde de Puerto Cabras, consejero del Cabildo, delegado del Gobierno y Juez de Primera Instancia.

Roque Calero Fajardo (1913 – 1964). Fue presidente del Cabildo de 1953 a 1958. Militar de profesión, desarrolló una importante carrera al frente de las tropas desplegadas en El Aaiún.

Guillermo Sánchez Velázquez (1927): Presidente del Cabildo de Fuerteventura desde 1958 a 1971). También ha sido concejal de Puerto del Rosario. Es médico de profesión, y ha sido director del Hospital General de Fuerteventura y de la antigua Clínica Virgen de La Peña, en 2007 fue declarado Hijo Predilecto de Fuerteventura por el Cabildo de Fuerteventura.

Santiago Hormiga Domínguez (1917 - 1976). Fue funcionario de Puertos y presidente del Pósito Marítimo Terrestre. Presidente del Cabildo desde 1971 a mayo de 1976, cuando falleció a consecuencia de un accidente de tráfico, mientras acompaña al Gobernador Civil de visita en la Isla a visitar unas obras.

Casto Martínez Soto (1911 - 1988). Fue presidente del Cabildo desde 1976 a 1979. Fue concejal de Puerto del Rosario y consejero del Cabildo. De profesión docente, también fue empresario.

Gerardo Mesa Noda (1935). Fue presidente del Cabildo desde 1979 a 1987. También ha sido senador por la Isla, director del Instituto Canario de Empleo y presidente de Cruz Roja Insular y Autonómica.

José Juan Herrera Velázquez (1945). Fue presidente del Cabildo desde 1987 a 1995 y desde 1999 a 2003, también ha sido consejero insular, diputado regional, director territorial de Cultura y consejero de Turismo del Gobierno de Canarias.

Ildefonso Chacón Negrín (1939 – 2008). Fue presidente del Cabildo desde 1995 a 1999, también fue vicepresidente y consejero en diversas Legislatura. Concejal del Ayuntamiento de Puerto del Rosario y consejero de Obra Públicas del Gobierno de Canarias. Fue declarado Hijo Predilecto de Fuerteventura.

Mario Cabrera González (1963): Presidente del Cabildo en las elecciones de 2003,  2007 y 2011.

.