lunes, 22 de noviembre de 2010

El puesto de pan de leña y rosquetes al horno rescata las técnicas artesanas en las fiestas de Lajares





El puesto de pan de leña y rosquetes al horno artesanos que está instalado en la Plaza Nueva ofrecen al visitante unos exquisitos productos amasados con las manos, hechos exclusivamente para vender en las fiestas de Lajares.


Margarita Martín y Margarita Saavedra, artesanas del pan, reconocen que hoy en día “el negocio no sirve para vivir”, pero de vez en cuando y, quizá para recordar aquellos tiempos en que vendían el pan de leña y los rosquetes en las ferias, se animan a volver a trabajar la harina para darle forma de panitos o rosquetes, y hacernos revivir en la memoria sabores olvidados de la niñez.

Las dos ‘Margaritas’ ya son abuelas, y a pesar del esfuerzo que significa amasar la noche anterior y preparar el horno para hacer el pan, o los rosquetes, por colaborar en las fiestas de Lajares con el Ayuntamiento de La Oliva, decidieron volver a meter las manos en harina.

El oficio lo aprendieron de sus madres, “antes se amasaba por las fiestas”, dicen, y hoy aún tenemos la oportunidad de comprobar el resultado de su experiencia: un delicioso pan crujiente, o unos rosquetes exquisitos.

La alcaldesa de La Oliva, Rosa Fernández, y la concejal de Fiestas, Marita Santana, felicitaron a las artesanas y les agradecieron su presencia en las fiestas de Lajares.

También tuvieron lugar en la plaza los talleres infantiles en los que los monitores enseñaron a los pequeños a realizar marionetas, cometas y cuentos gigantes, y además, se ofreció el taller de maquillaje, por lo que se pudo ver a algunos niños maquillados de carnaval.